Detrás de los mojitos y daiquirí que se consumen en los bares, hay una planta de Bacardí, del grupo Bacardi Limited, en Tultitlán, Estado de México, donde se producen alrededor de 300 botellas de esta marca de ron por minuto, para el continente americano, excepto Estados Unidos y Canadá.

Del total de producción de dicho complejo, que emplea entre 250 y 260 personas, de un 60% a 65% se queda en el mercado mexicano, mientras que alrededor del 35% es para Centro y Sudamérica, explicó Carlos Felici, director de Asuntos Corporativos de la compañía de origen cubano, durante un recorrido por la fábrica.

México, donde la compañía llegó en 1931, es una operación importante para Bacardí en volumen e ingresos, convirtiéndose en uno de los mercados más relevantes para la corporación en el mundo, junto con Estados Unidos.

La firma también cuenta con plantas en otros lugares del mundo como India y Rusia, añadió Felilci.

Del portafolio de esta marca de ron, los productos que dejan un mayor valor son los del segmento premium y ultra-premium, entre ellos Bacardí 8, Bacardí 10 y la Reserva Limitada, pues los precios van de los 600 a los 1,500 pesos aproximadamente.

Planta de Bacardí en el Estado de México. Foto: Fernanda Celis/Forbes México.

Planta de Bacardí en el Estado de México. Foto: Fernanda Celis/Forbes México.

En México, con 87 años de presencia, Bacardi Limited cuenta con dos plantas más en Jalisco, para los tequilas Cazadores, del cual exporta 60% de la producción a Estados Unidos, y la marca ultra-premium Patrón, que adquirió en 2018.

“Estamos en un proceso de integración con Patrón… Hoy, producimos más tequila que ron en México”, comentó Juan Piñera, director de operaciones de Bacardí, tras un recorrido a la planta de la empresa en Tultitlán, Estado de México.

TE PUEDE INTERESAR: Bacardí brinda con Tequila Patrón su entrada a las bebidas alcohólicas ultra premium

Sin embargo, en ventas es lo contrario, pues se comercializa más ron que tequila en el mercado nacional.

El grupo tiene cerca de 2,000 trabajadores en México, de los 6,000 con los que cuenta en el mundo.

La marca, que fue fundada por Don Facundo Bacardí, logró sortear las intenciones del gobierno cubano por quedarse con la marca, pues ésta se encontraba registrada en Nueva York, Estados Unidos, sin embargo, la planta que tenía la compañía en la isla no corrió con la misma suerte, pues ésta sí fue expropiada.

Planta de Bacardí en el Estado de México. Foto: Fernanda Celis/Forbes México.

Ron y tequila ‘verde’

“En todos los lugares del mundo, Bacardí hace esfuerzos por mejorar (en materia de sustentabilidad). En México, hay resultados impresionantes, con una reducción del consumo de energía del 70% de 2006 para acá”, añadió Piñera.

De igual manera, la compañía ha reducido el consumo de agua en aproximadamente 55% también desde hace 13 años.

“En el caso de la planta de Cazadores, para generar vapor y hacer nuestros destilados, viene de la biomasa, que es la fibra del agave y madera”, indicó Piñera.

En la planta del Estado de México, la compañía convierte la basura en energía que venden a empresas cementeras como Holcim.

TE RECOMENDAMOS: 

Bacardí analiza entrar al mercado de mezcal

 

Siguientes artículos

Marathon almacenará 650,000 barriles de combustible con IEnova en Manzanillo
Por

La empresa estadounidense podrá almacenar 650,000 barriles en la terminal marina en 2021 para suministrar sus gasolinera...