En medio de la escalada de tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte, el secretario de Defensa norteamericano, Jim Mattis, hizo un llamado a Pyongyang para frenar su programa de armamento nuclear y detener las acciones que llevarían “al fin de su régimen y a la destrucción de su gente”.

A través de un breve comunicado, el secretario estadounidense dijo que la República Popular Democrática de Corea (RPDC) debe detener su aislamiento y renunciar a su búsqueda de armas nucleares, como lo demanda la comunidad internacional y se refleja en las sanciones contra Pyongyang adoptadas el sábado pasado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Asimismo, Mattis señaló que Estados Unidos y sus aliados tienen el compromiso de defenderse en caso de un ataque, así como “las capacidades defensivas y ofensivas más precisas, ensayadas y robustas en la Tierra”.

Lee: Corea del Norte responde a Trump con amenaza de ataque a Guam

No obstante, aseguró que el departamento a su cargo “está haciendo todo lo posible para resolver esta amenaza global a través de medios diplomáticos”.

También apuntó que Corea del Norte “perdería cualquier carrera armamentística o conflicto que inicie”.

Las declaraciones del secretario de Defensa se dan luego de un intercambio de mensajes entre el gobierno de Donald Trump y el de Kim Jong Un, luego de que el mandatario estadounidense prometió “fuego e ira” a Pyongyang si continua amenazando a su país con su programa de misiles.

En respuesta, Corea del Norte dijo que en cualquier momento podría poner en práctica un plan de ataque en contra de la Isla de Guam, ubicada en el Pacífico que alberga a unas 163,000 personas y una base militar estadounidense.

PUBLICIDAD

En la víspera, se informó que dos bombarderos de la Fuerza Aérea estadounidense B-1B realizaron una misión en la que volaron sobre la península coreana, donde realizaron actividades con las fuerzas aéreas de Japón y Corea del Sur. Diez horas después regresaron a Guam, a la Base de la Fuerza Aérea de Andersen.

Estados Unidos ha mantenido una presencia regular de bombarderos en la región del Asia-Pacífico desde 2004 y dicha misión, de acuerdo con un texto de las Fuerzas Aéreas estadounidense de esa región, pretendía demostrar el compromiso del país con sus aliados regionales.

Te puede interesar: Furia y fuego, ¿no bastó Hiroshima?

 

Siguientes artículos

Disney se va de Netflix, y nada volverá a ser igual
Por

Que una potencia como Walt Disney Co saque su catálogo de Netflix no hace sino reforzar una tendencia clara: a fragmenta...