Por Jhon Cisnero*

Últimamente muchos países se han pronunciado en contra de las decisiones tomadas por los Estados Unidos en contra de Venezuela. Sabemos que es un país que se ha caracterizado por una economía que se encuentra en caída libre, ocasionando la salida de muchos venezolanos a otros países en busca de mejores oportunidades.

Anteriormente se había impuestos varias sanciones, pero ¿En qué consisten estas nuevas medidas? ¿Cómo afectan económicamente? Por los momentos se sabe que prohíbe que todos los bienes e intereses del gobierno de Nicolás Maduro y los que lo apoyan, que se encuentran en Estados Unidos, sean bloqueados y no se puedan transferir, retirar o negociar. Es obvia la intención que tiene los Estados Unidos en aislar al gobierno de Maduro del sistema financiero global. Por otro lado, Rusia se pronuncia ante las sanciones impuestas a Venezuela y solicita que las mismas sean retiradas, lo que nos hace preguntarnos, ¿Que debemos hacer? Algunos hablan de seguir con el dialogo y otros están de acuerdo con la presión por parte de los Estados Unidos, de cualquier forma, el tiempo corre y no todos en Venezuela se pueden sentar a esperar.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, manifestó que “si alguien en Estados Unidos opta por el uso de la fuerza, toda América Latina se opondrá”. Tendríamos que evaluar si esa afirmación fuese del todo cierta debido a que no estamos refiriendo a diversos países que se han visto afectados por el alto volumen de venezolanos que se han esparcido por sus territorios.

Profundizando en las implicaciones de las medidas tomadas por parte de los Estados Unidos, cabe destacar que Chevron es una de las excepciones dentro de las sanciones después de que el pasado 26 de julio el Departamento del Tesoro manifestó que se había renovado la licencia de la compañía. Siguiendo con las medidas tomadas, las mismas se podrán aplicar a las personas extranjeras que apoyen de una u otra forma a los que se encuentran en la lista de sancionados como el caso de Rusia y Turquía, a su vez restringen la entrada a los Estados Unidos a personas cercanas al gobierno de Nicolas Maduro; esta lista de sancionados está conformada por más de 100 personas, entre ellos funcionarios y familiares.

Por los momentos no es un embargo total, pero definitivamente pone a Venezuela en una situación más compleja, aunque cabe destacar que las sanciones no incluyen la importación de medicinas, alimentos y el envío de remesas, por lo que pareciera no afectar directamente a la población venezolana.

Las sanciones poco a poco van reduciendo el margen de maniobra del gobierno de Nicolas Maduro, pero de igual forma India todavía está comprando aproximadamente 250.000 barriles de petróleo a Venezuela; si esa transacción de pago pasa por Estados Unidos, van a tener problemas. No pasan desapercibidas las maniobras financieras para evitar las sanciones, considero que tarde o temprano se llegará a una encrucijada en donde se definirá el futuro de Venezuela.

*Economista egresado de la Universidad Central de Venezuela, Profesor de la Universidad Católica Andrés Bello y Consultor financiero en Kapital Consultores.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jcisnero92

Instagram: jhoncisnero

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

África: un socio comercial que se debe potenciar
Por

México debe ampliar el espectro de países con los que comercia. Para ello debe ensanchar los horizontes de su estrategia...