Por Chloe Sorvino

Hace cinco años, la minorista de ropa japonesa Uniqlo estableció una visión ambiciosa para Estados Unidos, con planes para abrir 1,000 tiendas en todo el país. No obstante, la colección back to basics de la compañía, con sus chamarras ligeras y sus camisas Oxford no sedujo a los estadounidenses como se esperaba. Después de cerrar 6 tiendas, la compañía tiene sólo 47 tiendas en el país y no dirá cuántas más planea abrir.

Pero Yanai no se rinde. En una visita a Manhattan a finales de marzo, cuando dio a conocer la colección otoño-invierno de Uniqlo, dijo a Forbes que pretende aumentar los ingresos de la matriz de Uniqlo Fast Retailing hasta los 29,000 millones de dólares (mdd) en 2020, desde los 17,000 millones de agosto de 2016. Él apuesta por el crecimiento en Asia, especialmente en China y Tailandia. Sin embargo, eso es un golpe a la meta original de Yanai de alcanzar los 50,000 mdd en ventas para 2020, lo que lo habría vuelto habría el minorista de moda rápida más grande del mundo. La compañía ocupa actualmente el tercer lugar en el ranking mundial, detrás de H&M (ingresos de 22,000 mdd en 2016) y de la matriz de Zara, Inditex (25,000 millones en el mismo lapso).

Lee también: De obrero a proveedor multimillonario de Nike, Adidas y Puma

PUBLICIDAD

“La información y la innovación digital determinarán al ganador”, dice Yanai con una sonrisa. “Y ésa es el área en la que estamos.” O en la que le gustaría estar. Yanai quiere impulsar las ventas en línea al 30% de los ingresos, un alza respecto al 5% actual. Sus clientes estadounidenses lideran el camino: Aproximadamente 20% de todo lo que se vende por internet se hace en línea.

El comercio electrónico representa el 7% del mercado minorista mundial; Inditex y H&M se llevan un 10% de ventas de en línea. “No estoy contento con el desempeño del comercio electrónico”, dice Yanai.

Él espera que telas más resistentes y de mejor calidad le ayuden. En los tres nuevos centros de investigación y desarrollo de la empresa alrededor del mundo, los científicos textiles están trabajando en hacer mezclilla “sin procesar” más cómoda, y también tratan de imprimir en 3D casimir y lana de cordero. Estos esfuerzos complementan las tres líneas de ropa tecnológicamente habilitadas de Uniqlo: Heattech (camisas y pantalones diseñados para bloquear el calor, lanzada en 2003), Ultra light down (un aislante ligero utilizado en las icónicas chamarras de la compañía, lanzada en 2009) y la más Reciente, AIRism (camisetas diseñadas para eliminar el sudor, que lanzó en 2013).

La compañía también hace uso de la inteligencia artificial para crear diseños basados ​​en las compras de los clientes, de la misma manera en que Netflix recomienda las películas basadas en lo que sus usuarios han visto. Yanai también planea que los clientes reciban envíos directos de sus fábricas dentro de unos años. “La información debe traducirse en productos de una manera muy, muy rápida”, dice Yanai. Y ésa será la máxima para todos los ejecutivos de la compañía.

Lee también: Amancio Ortega fue el más rico del mundo por unas horas

 

Siguientes artículos

En Cerveceros de México tenemos nueva página web
Por

El visitar y adentrarte en la nueva página de Cerveceros de México, te dejará con ganas de más: más conocimiento, más ex...