Para la sociedad mexicana, mejorar la seguridad, que la economía vaya por buen camino y un ataque eficaz a la corrupción son los temas que deberán integrarse a la agenda nacional de forma prioritaria, de acuerdo con una encuesta de De Las Heras Demotecnia.

Se trata de las mismas causas que abanderó Andrés Manuel López Obrador durante su proceso de campaña y en los que se enfocaron sus propuestas enumeradas durante su discurso de toma de protesta el pasado 1 de diciembre ante los integrantes del Congreso del país e invitados internacionales.

Pero ¿qué indicadores se deberán tomar en cuenta para determinar que la nueva administración federal se enfoca en est0os rubros desde sus primeros días de acción?

Especialistas apuntan que la integración del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del próximo año, la disminución de los índices de victimización del país y el avance en el Índice de Percepción de Corrupción y el Latinobarómetro que se enfoca en el desarrollo democrático de un país; serán los puntos clave para definir a corto plazo el rumbo de la administración federal en estos rubros.

PUBLICIDAD

La iniciativa de la Ley de Ingresos y el PEF 2019, que se presentará antes del 15 de diciembre, definirá la arquitectura de las finanzas públicas del próximo año.

“Ahí veremos cuánto se incrementa la inversión pública, a qué se dirige y qué pasa con el gasto social, en dónde se incrementa, qué programas se cancelan con algunas cancelaciones los efectos colaterales”, apuntó José Luis de la Cruz, director general del instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Lee también: Presupuesto 2019, la primera prueba de los mercados a AMLO: Barclays

En los siguientes meses, la economía se integrará en una inercia de bajo crecimiento que difícilmente presentará un cambio con la nueva administración federal, apuntó el especialista.

En materia de seguridad, la reducción de los índices de victimización, que se refieren a la prevalencia delictiva que afecta a los hogares y las empresas, podrían ser un indicador del éxito de las medidas implementadas por el gobierno de AMLO para disminuir este flagelo.

“Otro de los indicadores estrella es la cifra negra de delitos, si realmente le van a poner atención a la forma en que se puede reducir el homicidio y lo vinculan con el proceso de implementación y procuración de justicia tendríamos que tener, ya no digamos en tres años sino a los cuatro, cambios interesantes”, apuntó David Ramírez, coordinador del programa de seguridad de México Evalúa.

En 2017, la tasa de victimización ascendió a 29,746 por cada mil personas, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En las mediciones de corrupción y desarrollo democrático es muy probable que el gobierno de AMLO registre un aumento positivo, por el bono demográfico que trae consigo el nuevo gobierno, afirmó Ricardo Alvarado, investigador de Mexicanos vs la Corrupción.

“Lo que tenemos que ver en cien días son las acciones concretas para una estrategia a mayor plazo, entonces lo que veo es un presupuesto con un uso mucho menos discrecional en materia de corrupción y la definición de una Agenda Nacional Anticorrupción que camine junto con el Sistema Nacional Anticorrupción”, apuntó el especialista.

En contraparte, los signos negativos que podría generar la nueva administración serían la eliminación de las reglas de operación de programas sociales y en la de quitar transparencia a éstos.

Desigualdad, corrupción e inseguridad, el balance del sexenio de Peña: Fundar

 

Siguientes artículos

duarte-extradicion
Evaluación de transición (I): seguridad y justicia
Por

El reclamo de justicia es permanente, tanto para exigir sanciones, como resarcir el daño causado, regresando lo que no l...