Algunos sectores, como el de construcción y automotriz, podrían verse impactados por esta “guerra comercial” de Estados Unidos con países como México, de acuerdo con expertos.

Sectores como el de construcción, donde el 61.5% del consumo de acero en el país es para esta industria, verían afectaciones por la importación del material; seguido por el de automotriz, con 10.6%; para productos metálicos un 18.8%; en maquinaria mecánica un 7.8% y en equipo eléctrico alrededor de 1.3%, comentó Alik García, analista bursátil del grupo financiero Intercam.

Por lo anterior, las empresas relacionadas con estos sectores podrían también verse impactadas de manera indirecta por los aranceles del 25% y 10% para las importaciones de acero y aluminio, respectivamente, de Estados Unidos desde México, como anunció el gobierno de Donald Trump.

“Dependiendo de cada empresa será el efecto del arancel. Las medidas de comercio en las cuales interviene el gobierno siempre han tenido un efecto en los precios. El efecto más relevante que pudieran tener las empresas lo vemos desde un punto de vista indirecto, ya que mayores precios internacionales en el acero o el aluminio tienen repercusiones dentro de las empresas”, comentó el especialista.

PUBLICIDAD

El precio del acero ha incrementado alrededor 4.76% a 924 dólares la tonelada desde el 25 de mayo al 1 de junio. En tanto, el aluminio ha tenido un ligero aumento de sólo 0.96% en el mismo periodo, aunque en el largo plazo sí ha tenido un repunte significativo, de aproximadamente 30% en abril.

Te recomendamos: 50,000 empleos y 1,500 mdd, en juego por aranceles de Trump a México

“En general, toda esta guerra comercial, no sólo en referencia a México, sino a la de Estados Unidos con varios países tiene un efecto de corto plazo en las empresas. Casi todo el grueso de estas empresas tiene la capacidad de traspasar mayores costos a mayores precios. Pero en el largo plazo quien terminará absorbiendo todo esto no serán las empresas, sino el consumidor final”, comentó el experto.

Después de que el mandatario republicano anunció que dicha medida se aplicará a partir del 1 de junio, la Secretaría de Economía mexicana respondió que impondrá medidas equivalentes a productos como aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros, hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación.

“En México, Trump busca afectar al sector siderúrgico y del aluminio, y en Estados Unidos impactaría al sector automotriz, el agrícola, entre otros”, comentó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Algunas entidades afectadas por la medida de México hacia Estados Unidos serían Michigan, Indiana, Iowa, California y Arkansas, entre otros.

“Los estados de Michigan e Indiana serían de los más involucrados directamente en la parte acerera, mientras en la parte agrícola serían Iowa, California y Arkansas. Por el otro lado, lo que hay que plantear es la necesidad de México de imponer una posición muy firme ante la eventualidad de que el presidente Trump no quiere negociar, quiere imponer. Eso demuestra que México está cambiando de estrategia”, dijo de la Cruz.

 

Siguientes artículos

Mamá Lucha dará consultas médicas en Bodega Aurrerá
Por

De las aproximadamente 2,300 tiendas, la firma cuenta con 232 consultorios médicos, incluyendo 57 en Superama y 37 en Bo...