Forbes

Por César Martínez Aznárez

No debe ser fácil para Macedonio Garza. No debe ser fácil tomar el volante de una nave a mitad de camino y justo en el momento en que viene cayendo. Eso fue lo que le pasó al CEO de Farmacias Benavides.

Le pasó cuando asumió la dirección general de Farmacias Benavides en septiembre de 2017, hace unos 18 meses, porque el retorno del capital invertido (ROIC) en la cadena de droguerías fundada en Monterrey exactamente un siglo antes estaba en franco declive y había caído ininterrumpidamente durante un lustro.

En 2011, la tasa ROIC de la empresa era de 13.8%, superior al promedio (de 10.8% en aquel momento) de las 10 cadenas farmacéuticas más grandes del mundo, según cálculos elaborados con datos de la agencia financiera S&P Capital IQ.

Sin embargo, a partir de 2012, año con año, ese indicador de la rentabilidad fue descendiendo hasta convertirse en una tasa negativa en 2016 (-0.6%), es decir, hasta registrar pérdidas en las actividades operativas de la compañía.

En 2017, la cadena de farmacias registró el peor resultado operativo desde 1995 (dato más antiguo obtenido en la fuente consultada) y arrojó una pérdida de 520 millones de pesos (mdp). Esa mancha no se puede computar en la cuenta de Garza, porque él se hizo cargo del despacho ejecutivo apenas en septiembre de 2017.

En 2018, ahora ya bajo su responsabilidad, el resultado fue menos adverso, pero igualmente desfavorable, esta vez con 175 mdp en pérdidas operativas. La tasa ROIC fue negativa en 4.4%.

Precedió a Garza Hernández un director general interino durante siete meses, Nicholas Osorio (el director para América Latina de Walgreens Boots Alliance) y, antes, desde noviembre de 2011, el CEO de Benavides había sido José Luis Rojas Toledo. Durante su administración, de cinco años, Rojas cosechó una rentabilidad promedio de 5.8% (2012-2016).

En el caso de Benavides, un factor clave para este análisis podría estar más allá de los nombres de sus directores, y relacionarse, ante todo, con sus accionistas de control, que han cambiado tres veces durante el presente siglo.

Te puede interesar: La última batalla de farmacias Benavides para sobrevivir

La familia Benavides vendió, en los últimos días de 2002, el paquete de control (el 68%) a la chilena Farmacias Ahumada, que, en 2010, fue comprada por Casa Saba, la cual, a su vez, la vendió a Walgreens Alliance Boots en 2014.

De este modo, indirectamente, la familia Saba, a través de la mexicana Grupo Casa Saba, fue controladora de Farmacias Benavides entre 2010 y 2014; y, desde este último año a la fecha, el dueño del paquete de control es la empresa estadounidense Walgreens, la segunda cadena de droguerías más grande del mundo, por ingresos.

En los últimos ocho años conducidos por la familia Benavides (1995-2002), la botica mexicana obtuvo una rentabilidad sobre el capital invertido de 3.8%; durante los ocho años que perteneció a los entonces accionistas de Farmacias Ahumada, la tasa fue de 5.8%; bajo el control de la familia Saba, el rendimiento promedio en cuatro años fue de 10.5% (el más alto en esta comparación de accionistas), mientras que, en los últimos cuatro.

De este modo, indirectamente, la familia Saba, a través de la mexicana Grupo Casa Saba, fue controladora de Farmacias Benavides entre 2010 y 2014; y, desde este último año a la fecha, el dueño del paquete de control es la empresa estadounidense Walgreens, la segunda cadena de droguerías más grande del mundo, por ingresos.

En los últimos ocho años conducidos por la familia Benavides (1995-2002), la botica mexicana obtuvo una rentabilidad sobre el capital invertido de 3.8%; durante los ocho años que perteneció a los entonces accionistas de Farmacias Ahumada, la tasa fue de 5.8%; bajo el control de la familia Saba, el rendimiento promedio en cuatro años fue de 10.5% (el más alto en esta comparación de accionistas), mientras que, en los últimos cuatro años como subsidiaria de Walgreens (2015-2018), la rentabilidad de Farmacias Benavides se derrumbó y registró una tasa promedio negativa de -4.4% (la misma cifra que en 2018).

Garza Hernández había estado en dos empresas estadounidenses con presencia en México antes de llegar a Benavides: las tiendas de supermercados H-E-B y las de mejoramiento del hogar Lowe’s, según informó la empresa cuando lo designó director general. Si bien H-E-B y Lowe’s no son farmacéuticas, son minoristas y estadounidenses, como Walgreens, la actual matriz de la cadena mexicana.

En 2014, año en que Benavides pasó a formar parte de Walgreens, la rentabilidad cayó a la mitad, de 10% a 5%. Durante 2015, Benavides adoptó “las regulaciones globales de acuerdo con los estándares de calidad de Walgreens”, dice su reporte anual; y, en ese año, su rentabilidad volvió a derrumbarse: de 5% cayó a sólo 1.4%.

Durante 2017, la empresa informó que inició un proceso de transformación integral alineado a las estrategias de Walgreens. Y, en ese año, la rentabilidad fue negativa, con una tasa ROIC de -14%. A juzgar por estos resultados, la adopción de las políticas globales de la matriz no ha redundado en forma favorable para su nueva subsidiaria mexicana.

Te puede interesar: Casa Saba vende sus farmacias en 8,300 mdp

El punto fuerte

Un punto sólido a favor de Garza es que redujo los costos de ventas. En el trienio previo, por cada 100 dólares vendidos por Benavides, el costo de las medicinas y demás productos vendidos había sido de 76 dólares. Durante la gestión del nuevo ceo, en 2018, los costos bajaron cuatro puntos porcentuales y fueron de 72 dólares por cada 100 vendidos.

El promedio de las 10 cadenas de farmacias más grandes del mundo fue de 75 dólares en 2015-2017, es decir, un dólar más eficiente que Benavides; pero, en 2018, se mantuvo en 75, de manera que la botica mexicana pasó a ser más eficiente. Walgreens Boots Alliance, la matriz de Benavides, por ejemplo, tuvo, en 2018, un costo de ventas de 77 dólares por cada 100 vendidos, cinco dólares menos eficiente que la cadena mexicana.

Un punto débil

La logística es un punto frágil de Benavides y, bajo el mando de Garza Hernández, empeoró, si se evalúa mediante la rotación de inventarios. En el trienio 2015- 2017, ese indicador fue de 3.8 veces al año y, en 2018, disminuyó (es decir, empeoró) a 3.3 veces.

Son cifras ineficientes, en comparación con sus pares en el mundo. El promedio global de la industria es de ocho veces al año, más del doble de eficiencia. Por ejemplo, la cadena japonesa Welcia, la más grande de Asia, rota 6.7 veces sus inventarios, mientras que en el top ten promedian 7.6 veces al año.

Plan de reorganización

Como parte de un plan de optimización más amplio, en el último trimestre de 2018, Benavides implementó una reorganización administrativa, según informó en su reporte a la bolsa de valores. Sin embargo, los gastos generales y de administración, que habían sido de 25 dólares por cada 100 vendidos en 2015- 2017, subieron a 29 en 2018.

Por otra parte, la estadounidense CVS Health, la cadena de droguerías más grande del mundo es casi tres veces más eficiente, porque tiene gastos administrativos de 11 dólares por cada 100 vendidos. El promedio mundial del sector es de 20 dólares.

Inexperiencia

En 2018, Garza obtuvo un pobre crecimiento de ingresos, de 1.1%, medidos en pesos corrientes, mientras el sector mundial de farmacias creció 4%, y las 10 empresas más grandes del planeta crecieron 10% (ambos cálculos, en dólares corrientes). Pero venía de atrás. En los cinco años bajo control de Walgreens, Benavides creció 1.4% anual (tasa de crecimiento compuesto), mientras que, por ejemplo, la brasileña Raia Drogasil, la más grande de la región, creció 6.3% anual; y, el top ten mundial, 6.6%.

Cuando Walgreens compró 55% de la suiza Alliance Boots en 2014 (que sumó al 45% que ya poseía), sólo había operado en Estados Unidos y no conocía, por tanto, el mercado mexicano. Al cerrar esa compra, en diciembre de ese año, pasó a llamarse Walgreens Boots Alliance y comenzó a tomar todas las decisiones de las subsidiarias de Alliance Boots, que eran europeas en su mayoría, pero que también incluían a la chilena Ahumada y su subsidiaria mexicana Benavides, compradas por Alliance Boots en agosto de ese año. En ese momento, Walgreens también comenzó a tomar las decisiones sobre Benavides, ésas que debe instrumentar y aplicar Garza Hernández.

 

Siguientes artículos

AHMSA y empresa coreana instalarán planta pintadora de acero en Coahuila
Por

El proyecto, que se llevará a cabo en Monclova, contempla una inversión cercana a 400 millones de pesos.