El problema de la deserción escolar entre migrantes indocumentados en Estados Unidos es uno de los grandes pendientes que tiene el país con ese grupo vulnerable, dijo Laurene Powell Jobs, viuda de Steve Jobs, en la Recode Conference, organizada por el sitio recode.com.

“Los indocumentados tienen problemas para acceder a ayudas para estudiar y se sienten estadounidenses. Eso es un problema y se debe arreglar”, dijo quien ocupa el sitio número 49 en la lista de Mujeres Poderosas de Forbes.

Powell Jobs advirtió que este no es un problema nuevo, desde que ella empezó a trabajar –en 2001– por que estos estudiantes pudiesen seguir su vida educativa, ningún partido, tanto demócratas como republicanos, ha tratado de solucionar o cambiar esta situación.

El programa DACA (siglas en inglés para Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) fue útil durante 5 años, periodo que va desde 2012-2017, ya que con la administración de Donald Trump no ha sido respetado y varios dreamers han sido deportados.

PUBLICIDAD

A Powells le acompañó en el escenario la senadora Kamalla Harris, quien reconoció que muchos altos cargos no han convivido con estos jóvenes y desconocen su situación.

Una de las medidas que la viuda del fundador de Apple propone para integrar a los indocumentados al sistema es hacer campañas públicas con personajes públicos para hacer consciencia y apoyar a aquellas organizaciones que buscan ayudar a este sector.

Harris, política demócrata, fue la primera mujer afroamericana en ser elegida procuradora general del estado de California así como la segunda mujer negra elegida para estar en el Senado.

Tanto Harris como Powell Jobs declararon que hay una separación grande entre padres e hijos debido a la tecnología, de ahí la importancia de educar tecnológicamente a los adultos, porque en el medio plazo muchos de los trabajos tradicionales desaparecerán, dejando a 3 millones de personas sin empleo y las cuales tendrán que incorporarse de nuevo a un mercado laboral donde la tecnología dominará.

Por su parte, Kamalla Harris no cree que Estados Unidos sea un país dividido, alega que los estadounidenses tienen más cosas en común de las que piensan. La senadora demócrata está segura que todos se levantan a las 3 de la mañana sudando frío, pensando en los mismos temas como seguridad, salud o educación. Y el problema es que los propios estadounidenses aceptaron ese cliché de un país dividido.

Una vez acabada su plática se dio opción al público de preguntar a estas dos mujeres. Cuando otra mujer preguntó sobre el tema la integración de la sociedad de Estados Unidos ambas coincidieron en que es un problema de todos, tanto el sector publico representado por Harris en la plática, como el privado donde se desarrolla Laurene Powell Jobs.

En el país hay mucho talento pero no hay oportunidades por lo que Kamalla Harris dijo que el sector tecnológico será un jugador clave en esta unión de lo publico y lo privado. A lo que la filántropa añadió que se necesita pensar más como sociedad y pensar en el bien del planeta.

 

Siguientes artículos

netflix
El streaming no va a matar a las salas de cine: Reed Hastings
Por

La transición de los contenidos cinematográficos al streming es inevitable, aseguró el CEO de Netflix.