Los mandatarios de ambos países acordaron elevar la cuota de energía renovable para la generación eléctrica, al tiempo en que la presidenta brasileña también prometió reforestar 12 millones de hectáreas de bosques y selva a 2030.

 

Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la mandataria brasileña, Dilma Rousseff prometieron el martes a elevar la cuota de energía renovable en su generación eléctrica a partir de otras fuentes además de la energía hidráulica a 20% a 2030, en un esfuerzo por mostrar su compromiso en la lucha contra el cambio climático.

Ambos países hicieron el anuncio en un comunicado conjunto emitido en el marco de una reunión entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, en la una visita a la Casa Blanca destinada a reforzar los lazos económicos y dar vuelta la página en un escándalo de espionaje.

Brasil también se comprometió a reforestar 12 millones de hectáreas de bosques y selva a 2030 y acordó proponer un plan más amplio sobre cambio climático que sea “justo y ambicioso” y que “represente su mayor esfuerzo posible más allá de sus acciones actuales”, según el comunicado.

La presidenta brasileña originalmente aceptó la invitación de Obama para una visita oficial de Estado en octubre del 2013, pero omitió ese viaje después de las revelaciones de Edward Snowden que de Washington había espiado a Rousseff y otros ciudadanos de su país.

No hubo ninguna señal de tensión cuando Rousseff llegó a Washington el lunes. Obama la saludó con un abrazo y luego la condujo a su caravana de vehículos para realizar una visita improvisada a un monumento para el líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

“Esta es la piedra de esperanza”, le dijo Obama, y señaló las citas más famosas de King inscritas en la pared del monumento.

 

Siguientes artículos

El problema de Grecia no es la deuda, sino el crecimiento
Por

Es necesario recordar lo que debería ser obvio para cualquiera con el conocimiento  básico de matemáticas: Grecia no suf...