Por Lisette Voytko

El expresidente de Starbucks, Howard Schultz, anunció el viernes que no buscará la presidencia de los Estados Unidos en 2020, citando la falta de voluntad para dividir el boleto al postularse como candidato independiente y los problemas de salud en curso.

En una carta publicada en el sitio web de su campaña, Schultz escribió que “no hay suficientes personas hoy en día que estén dispuestas a considerar respaldar a un candidato independiente, porque temen que hacerlo pueda llevar a la reelección de un presidente en ejercicio especialmente peligroso”.

El empresario, cuyo patrimonio neto Forbes lo estima en 4,600 millones de dólares (mdd), también escribió que si bien un segundo mandato de Donald Trump sería una grave amenaza para la democracia estadounidense, un “candidato demócrata de extrema izquierda” que asegure la nominación podría hacer lo mismo.

Una lesión en la espalda en abril obligó a Schultz a poner su campaña en pausa, y señaló que múltiples cirugías han hecho de su recuperación una prioridad.

También lee: Tengo sangre alemana, dice Trump; Merkel responde con risa

El ejecutivo, como dis de la campaña de Trump, le dijo a Forbes que prometió que publicaría sus declaraciones de impuestos. También no estuvo de acuerdo con la forma en que Trump manejaba el comercio, en lugar de ver a México, la UE, China y Canadá como aliados estadounidenses.

Schultz renunció a Starbucks en 2018 y dijo que estaba muy preocupado por el estado del país, lo que provocó especulaciones de que se lanzaría por la Casa Blanca en 2020. 

Una vez que comenzó a trabajar para obtener las boletas de los 50 estados en 2019, los críticos argumentaron que su candidatura podría reelegir a Trump al dividir el voto.

Anunció por primera vez que estaba considerando una campaña presidencial en enero. Aunque él y Trump son multimillonarios de Nueva York, Schultz tuvo una educación muy diferente.

Nació en Brooklyn en una familia de clase trabajadora y se crió en circunstancias difíciles. Los negocios de los dos hombres también eran bastante diferentes⁠: Trump dirigía una organización privada, mientras que Schultz, como presidente ejecutivo de Starbucks, respondía a las partes interesadas e inversores, con muchos más empleados.

A partir de enero, se estimaba que el patrimonio neto de Schultz era 300 mdd mayor que el de Trump.

No te pierdas: 7 cosas que comprar antes que lleguen los aranceles navideños de Trump

 

Siguientes artículos

Bono agradece a Carlos Slim por creer en México
Por

Agradezco a Slim por su gran cartera, pero sobre todo por su creencia en el país y de hacer que México use la tecnología...