El gobierno de Costa Rica y del Salvador informaron  que el Ferry Centroamericano ya está capacitado para empezar a dar servicio y así reactivar las exportaciones e importaciones entre los puertos de La Unión y Caldera.

Esta alternativa marítima se impulsó debido a la crisis que permea en Nicaragua, que impide la entrada y salida de mercancías y que se espera, minimice los riesgos relacionados con la vía terrestre en la región centroamericana, además de reducir la afectación en el comercio exterior centroamericano.

Durante el 18 de abril al 20 de junio del presente año, las exportaciones de El Salvador a Nicaragua cayeron en 11 millones de dólares, en comparación con el mismo período del año pasado.

PUBLICIDAD

No solo hubo pérdidas monetarias, también tránsitos por carretera desde el sur de Centroamérica hacia la región del Triángulo Norte, los cuáles cayeron 76% durante el mes de junio respecto del mes de enero del presente año.

“A partir de este momento las empresas interesadas pueden contactarse con las concesionarias de los puertos para ofrecer sus servicios”, afirmó Duayner Salas, viceministro de Comercio Exterior de Costa Rica.

Los gobiernos de ambos países centroamericanos están trabajando para brindar las facilidades y condiciones que permitan la operación de la nave, pero necesitan del apoyo de las empresas para coordinar con las concesionarias la activación de esta ruta marítima.

Dentro de las facilidades que se han puesto a disposición de las navieras, se encuentran los trabajos desarrollados por CEPA en el puerto de La Unión, como las mejoras en las vías de acceso, espacios para parqueo, locales para las oficinas de gobierno y para las navieras, sistema de iluminación de las instalaciones, sitio de atraque para el Ferry, entre otros.

Te puede interesar: Crisis recurrente en Nicaragua: muerte y engaño

“Este es un avance fundamental para la facilitación del comercio en la región; ahora estamos haciendo todos los esfuerzos para consolidar esta etapa inicial y lograr expandirla a nivel regional”, indicó Julián Salinas, viceministro de Economía de El Salvador.

Las autoridades costarricenses y salvadoreñas pondrán este servicio en condiciones de libre competencia, de manera que cualquier oferente que tenga las capacidades y cumpla con los requisitos obtendrá el aval para operar.

Ya solo falta definir los horarios en los que el navío zarpará, los cuáles dependen de la frecuencia de los viajes y la capacidad del buque.

Se espera que el Ferry realice tres servicios semanales, con una travesía aproximada de 18 a 20 horas y con un volumen de tráfico inicial de sesenta contenedores por viaje.

Aunque en años anteriores ya se había intentado poner en marcha este transporte, la iniciativa tuvo muchas complicaciones. En mayo del año pasado, la naviera española Odiel canceló el proceso de negociación de operación del ferry debido a una inconformidad en el precio de las tarifas por el servicio.

En estos momentos, hay tres navieras interesadas en navegar por esta ruta, pero el Ministerio de Economía salvadoreño busca que mayor número de empresas participen para generar precios competitivos para los exportadores e importadores.

La primera fase de operación se llevará a cabo entre El Salvador y Costa Rica, para más tarde llevarse a cabo en toda Centroamérica.

La distancia por vía terrestre entre la Aduana de El Amatillo hasta la Aduana de Peñas Blancas en Costa Rica, es de 860 kilómetros y un medio de transporte de carga ocupa en promedio para recorrer esa distancia 5 días.

 

Siguientes artículos

ivan-duque-colombia
Crecer la economía y conservar la paz, los retos del nuevo presidente de Colombia
Por

Iván Duque tendrá ante sí dos grandes retos: impulsar el crecimiento económico y darle un buen cause al Acuerdo de Paz c...