Hoy en día los desarrolladores de videojuegos independientes son, similarmente a los desarrolladores de apps móviles, una de las caras más populares de los emprendedores exitosos. Esto no siempre ha sido así. Los videojuegos independientes han existido al igual que el medio, durante varias décadas ya, pero aún después del boom de éstos en la cultura de masas, la notoriedad era acaparada por las grandes producciones multimillonarias.

Este mes se cumplen cinco años del lanzamiento de Fez (Polytron, 2012), uno los juegos más relevantes de la década, y que ha ayudado enormemente a cambiar la percepción de las producciones independientes, poniéndolas en el mapa global. Si bien Fez es sólo una parte de las piezas que han dado legitimidad a la escena independiente, es una de las más prominentes es aspectos de producción, impacto, negocio, e incluso mediáticos.

Antes que todo, Fez es un excelente juego de plataformas y puzzles, que al día hoy se mantiene vigente, guardando atractivo para quienes no lo han jugado y para quienes quieran volver a él para desbloquear sus secretos. Pero no son sólo sus aciertos como juego, sino la historia que lo rodea lo que hizo al mundo mainstream poner sus ojos en él: era el proyecto de una persona, se volvió un fenómeno de internet desde antes de su lanzamiento, competía en calidad con las grandes producciones AAA, y su historia de desarrollo estuvo rodeado de drama.

En Fez el jugador controla a un pequeño personaje llamado Gomez, que vive en un mundo 2D, pero que al recibir un gorro fez adquiere la capacidad de verlo en 3D; entonces, el usuario puede rotar el escenario en 90 grados para con esto resolver puzzles y acertijos mientras avanza por un mundo abierto.

 

El camino del desarrollo independiente

Para hace un videojuego se necesita -técnicamente- sólo una computadora, pero hacer que lo jueguen millones de personas es algo mucho más complicado. La situación de distribución, por ejemplo, fue uno de los factores que por tiempo mantuvieron cerradas las puertas de la industria a los desarrolladores independientes. Con la popularización de Internet comenzaron a formarse diferentes circuitos de entusiastas de los videojuegos que ponían sus demos y juegos de diferentes escalas a disposición de usuarios en foros o páginas de web. Aún después del lanzamiento de plataformas como Steam (2003) o Xbox Live Arcade (2004), aún era difícil encontrar historias de éxito que retrataran el arquetipo del juego independiente actual.

Eventos como el Independent Games Festival ha buscado impulsar el trabajo de estudios pequeños desde 1998. Aunque con los años ha crecido su notoriedad, en un principio era un reconocimiento desde la industria y para la industria que no lograba salir de su propio círculo. Estos premios hacían contrapeso a la imagen más extendida de la industria, que para la época era representada más por estudios que invertían millones en contratar equipos similares a los que hacen películas hollywoodenses.

Publicidad

La historia de Fez comenzó en 2007 cuando su creador, el desarrollador canadiense Phil Fish, liberó las primeras imágenes de un juego de estética retro de 16 bits, mostrando un mundo colorido y pixeleado. En ese entonces Fish trabajaba tiempo completo en Behaviour Interactive Inc., un estudio de Montreal. El juego comenzó a generar ruido en los foros y sitios dedicados a videojuegos, y el proyecto llevó a Fish a renunciar a su empleo para dedicarse de tiempo completo al desarrollo. Aunque Fez fue hecho por un puñado de personas que ayudaron a Fish a completar su idea, el proceso se vio envuelto de problemas legales y económicos.

En 2008 se lanzó para Xbox 360 Braid, un juego independiente que arrasó en calificaciones como uno de los mejores del año, poniéndolo a la par de millonarias producciones como Grand Theft Auto IV, Super Smash Bros, Brawl, y Metal Gear Solid 4. La noción de que los juegos independientes podían ser buenos o incluso excelentes no era nueva; sin embargo, el hecho de que éstos pudieran ser considerados como opciones de igual valor en el circuito mainstream era un novedad. En medio de este ambiente, Fez estaba planeado para salir en 2010, pero los problemas de económicos lo atrasaron en diferentes ocasiones.

Polytron, la compañía que fundó Fish para el desarrollo del juego, recibió financiamiento del gobierno canadiense y de la organización Indie Fund, pero estos apoyos fueron retirados. El juego fue terminado gracias a la inversión del publisher canadiense Trapdoor.

 

El lanzamiento de Fez

Durante los cinco años que tomó el desarrollo de Fez, la figura de su creador adquirió el estatus de celebridad, tanto de forma positiva como negativa. Las violentas opiniones de Fish en redes sociales, aunado a los retrasos del juego, lo pusieron en el foco de los medios de comunicación y en la mira de miles de internautas que constantemente acusaban a Fez de inexistente.

Un par de meses antes del lanzamiento en abril de 2012, de forma exclusivamente digital para el Xbox 360, se estrenó en Sundance del documental Indie Game: The Movie, filmado por los cineastas canadienses Lisanne Pajot y James Swirsky. Esta película relataba la historia de los desarrolladores de Fez, Braid y Super Meat Boy, siendo de gran importancia para la promoción de dichos juegos, además de validar la figura del desarrollador independiente a la par de artistas y escritores que dan la vida por su obra. Para ese momento, figuras como Shigeru Miyamoto (creador de Mario) o Hideo Kojima (Metal Gear Solid) eran considerados como estrellas de rock y celebridades, pero estaban ligados a gigantes corporativos que los respaldaban.

Con el estreno de Fez llegaron una lluvia de alabanzas por parte de la crítica así como de premios. Lo importante no era sólo que fuera bueno a los ojos del mundo, sino que estaba dejando el prejuicio de “juego digital de 15 dólares”, para convertirse en un icono cultural que genera desde parodias, y fanart, hasta cosplay, trascendiendo los nichos a los que pertenecían los llamados juegos indie.

Para 2013, Fez ya había vendido un millón de unidades, que han seguido creciendo con el tiempo. Luego de un periodo de exclusividad en la plataforma digital de Xbox, el juego llegó a Windows, Linux, Mac, PlayStation 3, PlayStation 4 y PS Vita. Este año fue confirmado por Polytron una próxima versión para iOS.

Para desgracia de los fans. La secuela de Fez, que había sido anunciada al año siguiente a su salida, fue cancela repentinamente por Fish, que además informó su salida de la industria de los videojuegos.

Hubo además otros juegos independientes como Limbo, Journey o el hit Minecraft, que ayudaron a la escena independiente, pero el caso de Fez es uno de los más representativos. Fez puede ser visto como un éxito desde diferentes puntos de vista, y las razones para esto pueden ser incluso debatibles. En todo caso, el éxito en ventas o los premios, no son lo único que lo hacen relevante, sino cómo la narrativa de su desarrollo y las peripecias de su creador catapultaron la escena independiente al punto en que estos juegos están en el radar de las masas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Riviera Nayarit, imán de turistas de EU, Canadá y Australia
Por

En 2016, la Riviera Nayarit recibió a 2.8 millones de turistas, donde los mexicanos, estadounidenses y canadienses son l...