Reuters.- La fiscalía de México dijo que en los próximos días llamará a declarar a funcionarios encargados de atender la enorme explosión de un ducto de la petrolera estatal Pemex en el centro del país, que ha dejado 89 fallecidos.

El estallido se produjo el viernes mientras una multitud recolectaba gasolina que salía a chorros de una fuga en el ducto Tula-Tuxpan, a pocos kilómetros de una importante refinería en el central estado Hidalgo, donde el robo de combustibles ha florecido en los últimos años.

El fin de semana surgieron críticas sobre el proceder de soldados y policías desplegados para proteger el ducto porque no pudieron contener a las cientos de personas que llenaban improvisadamente cubetas, botellas y todo tipo de recipientes, así como el tiempo en que se cortó el flujo del ducto desde que se detectó la fuga.

El Gobierno ha defendido reiteradamente su actuación, afirmando que se siguieron todos los protocolos de seguridad así como la cruzada emprendida desde fin del 2018 para tratar de combatir el robo de combustibles, que genera pérdidas por más de 2,500 millones de dólares al año a la petrolera estatal.

El fiscal general, Alejandro Gertz, dijo el lunes que se busca esclarecer si hubo negligencia relacionada con la tardanza de funcionarios para atender la emergencia, que mantiene a otras 51 personas hospitalizadas.

“Ese es un tema fundamental, la cronología de los hechos tiene que quedar absolutamente clara y precisa”, afirmó en una conferencia de prensa.

López Obrador ha dicho que seguirá con el plan para doblarle el brazo a los ladrones de combustible, que asegura operaban desde el seno de Pemex.

Lee también: 

Caso de Hidalgo ‘será la prueba de fuego’ para Fiscalía: Gertz Manero

 

Siguientes artículos

La depresión, uno de los males del nuevo siglo. Foto Reuters.
El ‘día más triste del año’, sólo una fórmula de mercadotecnia: académicos
Por

En realidad fue un hecho pseudocientífico, originado en 2005 como base de una campaña para aumentar las ventas de una em...