Desde el nacimiento de Lala, en 1949, la empresa de productos lácteos ha conservado valores como calidad y trabajo en equipo. La esencia de esta firma mexicana le ha permitido llevar alimentos saludables y nutritivos hasta la mesa de los consumidores por más de 70 años.

Durante su trayectoria, Lala ha recorrido una trayectoria dirigida por la innovación y la visión por superarse a sí misma cada día para mantenerse en la preferencia de los consumidores en México y Latinoamérica.

Lácteos con valor ancestral

La empresa mexicana se creó bajo el nombre de la Unión de créditos de productores de leche de Torreón, con 114 socios. Un año más tarde, en 1950 inició operaciones en la planta pasteurizadora Laguna, en Coahuila.

Esa fue una de las primeras plantas de América Latina que procesó la leche. Eran tiempos en los que se consumía leche ‘bronca’ -es decir, sin pasteurizar- sin pasteurizar) y existían problemas sanitarios entre la población con casos de brucelosis a causa de bacterias. Sin embargo, la suma de esfuerzos hizo posible la apertura de la planta que permitió, entre otras cosas, solucionar los temas de salud en la región relacionados con el consumo de ese producto.

El nacimiento de esa primera planta dio origen a una nueva manera de vivir pues no solamente fue posible beber leche saludable, sino que los consumidores la comenzaron a comprar en envases limpios y confiables, pues antes el líquido se servía en garrafas o contenedores que las amas de casa llevaban de madrugada a los carritos que distribuían leche.

Pasos firmes hacia el éxito

En 1967 la empresa inauguró su planta en la Ciudad de México e implementó también uno de los cambios más importantes de la industria, al sustituir el vidrio por el cartón y comenzar la comercialización de la leche en envases de cartón PurePak.

Al inicio de sus operaciones, Lala producía 35,000 litros de leche al día. En la década de los 70 ese número incrementó a 363,000 litros diarios y ese patrón de crecimiento se ha mantenido a lo largo de toda su historia hasta llegar a los 7 millones de leche que procesa actualmente.

Mexicana con visión global

Lala es la empresa láctea número uno de México, pero sus límites están más allá. En 2008 Grupo Lala inició su expansión hacia Estados Unidos al comprar una fábrica en Nebraska, y ese mismo año adquirió Pasteurizadora Foremost, en Guatemala. Un año más tarde compraría National Dairy Holdings LP, mientras que la última adquisición de Lala fue la empresa láctea brasileña Vigor Alimentos, en 2017.

En 2013, la empresa entró a la Bolsa Mexicana de Valores para hacer ofertas públicas y su expansión internacional se catapultó al adquirir activos de marcas hermanas en Centroamérica y Estados Unidos.

“Somos una empresa orgullosamente mexicana que ha evolucionado con el país impulsando su desarrollo. Tenemos una posición única que nos ayuda a inspirar a todas nuestras audiencias y que nos compromete a fijarnos límites cada vez más grandes,” mencionó Miguel Ángel Fuertes, vicepresidente de Lácteos del Grupo.

La primera leche sin lactosa

 Innovación y calidad son los valores primarios de Lala. En 2019, por ejemplo, la empresa mexicana presentó Lala 100, un producto único en el mercado gracias a su proceso de ultrafiltración (UF) 100% libre de lactosa con el mismo sabor natural de la leche.

Esta nueva línea ofrece beneficios funcionales como 70% más proteína de leche y 30% más calcio que las leches convencionales, lo cual la convierte en una leche de alto desempeño.

Con este lanzamiento, Lala reafirmó su preocupación por mantenerse como la empresa líder en la industria de alimentos lácteos. “Tenemos la firme intención de llevar la industria a otro nivel, no sólo en México sino en el resto de los mercados donde tenemos presencia”, señala Miguel Ángel Fuertes.

Actualmente la empresa tiene presencia en Estados Unidos, Centroamérica y Brasil. Cuenta con 31 fábricas en América, 172 centros de distribución y cerca de 40,000 colaboradores; este gran equipo hace posible llevar casi nueve millones de litros de leche diariamente a los hogares.

“Hoy más que nunca estamos evolucionando con nuestros consumidores para atender las necesidades de su estilo de vida y así mantenernos a su lado. Somos la empresa que ofrece la mayor gama de productos deslactosados en el mercado, además de ser los únicos que llegan a todos los rincones de México,” concluye el directivo.

Lee también: Las 100% Marcas Mexicanas, un lanzamiento de Forbes México

 

Siguientes artículos

pesca
Coparmex califica de duro golpe eliminación del estímulo fiscal a la pesca
Por

La Coparmex clasifica la medida como un retroceso para las empresas pesqueras