La historia de los bichos inmersos en la gastronomía mexicana data de muchos siglos atrás. Éstos han estado presentes desde nuestros antepasados, las civilizaciones prehispánicas fueron las pioneras en considerar a los insectos como ingredientes fundamentales en sus platillos, y hoy en día hay quienes rescatan este legado gastronómico…

Los insectos más comunes que actualmente son comestibles – y la fascinación de más de uno – son los chapulines, escamoles, chinicuiles y gusanos de maguey. Éstos han estado presentes por siglos, pero han tomado presencia con más fuerza en los últimos años dentro de la alta gastronomía. ¿Cuál es la razón por la cual hoy los insectos se han vuelto tendencia? Aquí la historia.

Cuenta la leyenda del maíz -que data de los primeros hombres de Mesoamérica- que supuestamente los hombres de la época de Quetzalcóatl, antes de su llegada, sobrevivían y se alimentaban únicamente de los animales que cazaban y lo que les daba la tierra.

Ellos no conocían el maíz porque se encontraban detrás de las montañas, un lugar al cual no tenían forma de llegar. El maíz era un alimento hasta entonces desconocido. Los dioses contemporáneos intentaron conseguirlo a cambio de lo que fuera y tomaron como ventaja su fuerza para poder separar las montañas, siendo éste un plan que no funcionó, por lo que tuvieron que comentarlo con su Dios Quetzalcóatl y él sólo respondió: “yo se los traeré”, sabiendo que ocuparía su astucia para conseguirlo.

Él se percató de que una hormiga roja que bajaba de la montaña cargaba en su espalda un grano de maíz a lo que decidió acercarse a preguntarle dónde lo había conseguido, pero este insecto se negó a revelar su secreto.

Después de la insistencia del Dios, la hormiga accede a mostrarle el camino y él se convirtió en una hormiga negra para juntos emprender el camino e ir a buscar el tan deseado alimento. Por tener tanta fuerza él logro tomar un grano muy maduro y traerlo hasta los aztecas para que pudieran sembrarlo. Al ser un regalo del Dios lo veneraron tanto.Es por eso que las hormigas son altas en proteínas (según la leyenda), por la fuerza que heredó a su descendencia el Dios Quetzalcóatl.

Pasados los años, los españoles a su llegada al nuevo mundo buscaban qué más comer y al enterarse de esta increíble historia ellos querían probar las delicias y el poder de estos bichos en su comida, por lo que conservaron la costumbre culinaria en algunos de sus platos.

Trasladándonos a nuestra época, ya han sido varios los restaurantes que se han atrevido a sumar a estos ingredientes distintivos de la cultura azteca en sus creaciones, los cuales enaltecen la gastronomía.

Uno de los restaurantes que más énfasis le ha dado a los bichos dentro de su menú es Los Danzantes en Coyoacán. Además de su carta convencional, aquí ofrecen un menú especial en el que los insectos son los protagonistas. Ya se han cumplido 20 años consecutivos en los que realizan la llamada Temporada de Bichos, que como su nombre lo promete, se trata de una época específica del año.

De igual manera, El Mural de los Poblanos en el estado de Puebla, también cuenta con una oferta gastronómica con el mismo ingrediente principal. Recién arrancó el Festival de Bichos y estará disponible hasta el 2 de julio. Una de las ventajas de probar estos suculentos y extravagantes platillos, es que todos los bichos son altos en proteína.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El secreto de la lencería mexicana
Por

Destacar en la industria de la moda no es tarea fácil, pero estas promesas de los negocios demuestran que siempre hay al...

También te puede interesar