La primavera es la época preferida del año para empacar las maletas y lanzarse a la aventura. Sin embargo, aunque tengas un itinerario planeado, pueden surgir contratiempos que intervengan con tu viaje de placer o también de negocios, como enfermarte.

Para tener todo bajo control, Ole Vielemeyer, director médico de Enfermedades Infecciosas Asociadas & Medicina de Viaje del NewYork-Presbyterian Hospital – Weill Cornell Medical Center, comparte sus mejores consejos sobre cómo mantenerte saludable mientras viajas.

1. Evita los asientos de pasillo en los aviones

Probablemente quieras ser más selectivo cuando se trata de reservar tu asiento en un avión. Es cierto, puedes levantarte fácilmente, pero no sólo descansarás menos cuando tu vecino te haga levantarte, sino que también podrías estar expuesto a más gérmenes.

Un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades encontró que los pasajeros sentados en los asientos de los pasillos de un avión tenían más probabilidades de estar expuestos a un virus de brote. La razón es el tránsito frecuente de personas que se aproximan al baño.

2. Duerme lo suficiente

Un estudio de 2015 demostró lo crítico que es el sueño cuando se trata de mantenerse saludable, especialmente si se cruzan zonas horarias, ya que una interrupción del ritmo circadiano de una persona puede comprometer su sistema inmunológico.

Una semana antes de tu viaje, cambia gradualmente la hora de acostarte y los horarios de vigilia para que coincidan o al menos se acerquen a los de tu destino. Si eso no es posible, come sólo una comida ligera durante tu vuelo, mantente bien hidratado y evite el alcohol y la cafeína. Cuando aterrices, pasa un tiempo al aire libre (la exposición al sol puede ayudarte a adaptarte a la nueva zona horaria). Sólo asegúrate de usar protector solar.

salud

3. ¿Ansiedad al volar? Practica respirar profundamente

Una técnica simple es respirar por la nariz y exhalar por la boca, contando hasta cinco con cada inhalación y exhalación. Profundiza lentamente cada respiración, cuenta hasta 10 y continúa así hasta que sientas que tu cuerpo se relaja. También puedes intentar meditar.

Si eres propenso a perder el sueño en un próximo vuelo, o tienes antecedentes de ataques de pánico en el aire, habla con tu médico sobre la posibilidad de tomar medicamentos contra la ansiedad cuando viajes.

4. No te olvides de un botiquín de primeros auxilios

Es útil empacar algunos suministros de primeros auxilios simples mientras viajas. Tu kit debe incluir paracetamol o ibuprofeno para el dolor o la fiebre, repelente de insectos que contenga DEET, toallitas o geles antibacteriales, un remedio para el mareo, un antidiarréico, vendas adhesivas, desinfectante y ungüento antibiótico como Neosporina. Y si traes medicamentos personales, guárdalos en tu equipaje de mano en lugar de tenerlo en el equipaje documentado; esto en caso de que pierdas tu equipaje en el trayecto.

5. Cuida lo que comes y bebes

Opta por carne que esté bien cocida y servida al vapor, evita las verduras crudas y los productos lácteos vendidos por comerciantes independientes. Evita el agua del grifo, el agua embotellada es una apuesta segura. Los cubitos de hielo son a menudo un culpable oculto, así que evítalos también.

Procura no comer en exceso, pues seguramente te sentirás más pesado y lento y, en consecuencia, perder tiempo valioso para disfrutar tu viaje; piensa en «calidad sobre cantidad».

6. Hidrátate con frecuencia

Es fácil perder de vista la cantidad de agua que estás bebiendo cuando realizas recorridos turísticos o cuando te encuentras en otro localidad. Lleva contigo una botella de agua a donde quiera que vayas y comienza el día tomando un buen vaso de agua al levantarte o con el desayuno.

7. Protege tu piel

No quieres una quemadura dolorosa que ponga freno a tu viaje. Prepara un sombrero y un paraguas y usa protector solar con un SPF de 30+ para cuidar tu piel de los rayos UVA y UVB. Si bien la quemadura de sol desaparecerá, el riesgo de cáncer en la piel continúa, así que toma esta precaución muy en serio.

8. Realiza actividades física

Aprovecha el gimnasio del hotel, explorar los lugares locales de interés caminando o usando la bicicleta en lugar de tomar taxis, o incluso puedes hacer flexiones, saltos o yoga en tu habitación. La realidad es que es fácil agregar ejercicios cardiovasculares regulares mientras estás lejos. El ejercicio refuerza el sistema inmunológico y libera endorfinas para que te sientas bien.

9. Actualiza tus vacunas

Si viajas a áreas que representan un riesgo de enfermedades tropicales, asegúrate de visitar a un experto en medicina con suficiente antelación a tu viaje para recibir las vacunas adecuadas.

Te puede interesar: Técnicas de la élite del deporte para mejorar la calidad del sueño

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Alimentos
Cinco alimentos para disfrutar con energía tus vacaciones
Por

Estos deliciosos alimentos son clave para aprovechar al máximo estas vacaciones de Semana Santa. ¡Compruébalo!