Enlazar el pasado con una visión del mañana en pro del planeta fue un momento único, suspendido en el tiempo, que ocurrió a finales de 2021, aquel jueves 25 de noviembre, cuando los colaboradores de Moët & Chandon plantaron 1,743 árboles en la icónica finca de Fort Chabrol, el mismo sitio donde la maison comenzó a escribir su historia.

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

El número de árboles plantados no fue elegido al azar, pues indica el año en el cual fue fundada la casa francesa. El acto de establecer un vínculo más profundo con la tierra tampoco fue fruto de la casualidad: este hecho marcó el inicio de “Natura Nostra”, un programa que tiene como objetivo acelerar la transición ecológica en favor de una mayor biodiversidad en la entrañable región de Champagne.

La calidad excepcional de los champagnes debe mucho a la naturaleza y al suelo que nutre sus vides. Moët & Chandon posee la finca más grande de la región gala, con 1,200 hectáreas de viñedos y 2,300 socios viticultores.

Foto. Moët & Chandon

¡Descubre!

Champagne: 10 datos que debes conocer acerca de esta excepcional bebida

Punta de Mita: El exclusivo paraíso donde el verdadero lujo es la gastronomía

CAMINO DE INSPIRACIÓN

La distinción de ser el mayor terrateniente, sin embargo, trae consigo una gran responsabilidad: la de cuidar como nadie el suelo y su ecosistema. Para Stanislas Milcent, director de Calidad, Seguridad Alimentaria, Medioambiente, Investigación y Desarrollo de Moët & Chandon, el mayor desafío en la región es encontrar formas innovadoras de mantener el savoir-faire mientras lidera la ruta a un futuro más sostenible.

“Natura Nostra” es una iniciativa a gran escala que se sustenta en distintos compromisos. El primero de ellos es desarrollar 100 kilómetros de corredores ecológicos, en los siguientes cinco años, para proteger la flora y fauna local, así como crear un balance natural entre los diferentes ecosistemas. El segundo pacto busca acelerar la agricultura regenerativa, como el ecopastoreo o los cultivos de cobertura.

“Nuestro compromiso con la preservación del entorno natural siempre ha sido parte integral de una búsqueda por la excelencia, así como el uso de prácticas de viticultura sostenibles que permitan reducir nuestro impacto medioambiental”.
Stanislas Milcent

Foto. Moët & Chandon

También te puede interesar:

¿Cómo adentrarse en el mundo del vino sin ser aplastado en el intento?

Esa visión inquebrantable ha llevado a Moët & Chandon por una largo y sinuoso proceso para encontrar técnicas que le permitan aminorar su huella en el hábitat y lograr una agricultura que no usa herbicidas, pues ello representa un compromiso prioritario. De ahí que la firma siga explorando técnicas más sostenibles para preservar el equilibrio natural del terruño.

En ese sentido, Milcent explica que es fundamental entender que los resultados de cada método dependen del clima, el terroir y el nivel de plagas. “Por lo tanto, es necesario revisar constantemente el modelo, observar y realizar pruebas a pequeña escala, para aprender, actuar y avanzar”, afirma el directivo de la casa de champagne.

Hace ocho años, la finca obtuvo una certificación de 99 criterios, que van desde la nutrición del suelo y las plantas, hasta la gestión de vides y de residuos; todos, verificados por auditores independientes. Detrás de ello, se tiene la ambición genuina de convertirse en inspiración para que sus socios vitivinícolas abracen este mismo compromiso.

Foto. Moët & Chandon

La maison ayuda a los socios a certificarse individualmente en viticultura sostenible. El 40% de sus suministros están certificados con ese título. “Nuestro objetivo es alcanzar el 100% en 2030”, afirma.

Como parte de “Natura Nostra”, la meta es lograr más de 200 proyectos de plantaciones, pues, al conseguir un equilibrio ecológico, no sólo mejora la estructura del suelo, también se da una mejor conservación de la tierra, menor incidencia de plagas y vides más armoniosas.

Moët & Chandon es consciente de que alcanzar estas metas no será sencillo. “No podemos cumplir solos este programa a gran escala. La acción colectiva es el único camino”, responde quien tiene claro que “Natura Nostra” requiere de un esfuerzo de autoridades locales, agricultores y la comunidad en su conjunto.

Síguenos en:

Instagram

Facebook

Twitter

 

Siguientes artículos

coctelería
Atención bartenders: competencia de coctelería sostenible en México a la vista
Por

La marca de ron premium, Flor de Caña, abre inscripciones en México para participar en el Sustainable Cocktail Challenge...