El lujo se reescribe cada día. En su (pen)última vida, el lujo se ha alineado con la responsabilidad social, porque, como señala la consultora y experta en lujo María Eugenia Girón, directora del Observatorio del Mercado Premium y de Productos de Prestigio de la Fundación IE, “la industria del lujo busca la autenticidad, los valores y el interés por conocer qué hay detrás de las cosas”.

El Mandarin Oriental Paris es el ejemplo perfecto. Es el primer hotel de Francia en obtener la Certificación de Alta Calidad Medioambiental (High Quality Environment, HQE), debido a todas las acciones que ha implementado desde su inauguración, en 2011, y que le permiten ahorrar entre un 20 y un 30% en consumo de energía. Además, tiene dos colmenas de abejas en su azotea que nutren de miel al chef ejecutivo del hotel, Thierry Marx (dos estrellas Michelin), quien la emplea en la elaboración de sus platillos, así como en los cocteles que el Bar 8 ofrece a los huéspedes.

Mandarin Oriental Paris

Es sólo un ejemplo de cómo el Mandarin Oriental Paris entiende el lujo: como un ejercicio de responsabilidad. Desde que se franquean las puertas del fabuloso Art Déco, ubicado a un paso de la Ópera Garnier, los jardines de las Tullerías y el Louvre, se accede a un universo exclusivo que lleva la firma de algunos de los más prestigiosos arquitectos, paisajistas e interioristas contemporáneos, como Jean-Michel Wilmotte, quien supervisó la renovación del edificio; la agencia de diseño Neveux-Rouyer, quien firma el proyecto de paisajismo del jardín de tres plantas del patio central; Sybille de Margerie, de SM Design, quien se hizo cargo de la decoración de las suites y habitaciones, el spa y los espacios públicos del hotel; y la Agence Jouin-Manku, encargada de diseñar los tres restaurantes del hotel.

Te puede interesar: Los mandamientos del viajero de lujo contemporáneo

PUBLICIDAD

El estilo del Mandarin Oriental Paris se inspira en la modernidad de la década de 1930, cuando mujeres como Madeleine Vionnet, Gabrielle Chanel y Elsa Schiaparelli imponían su estilo en la moda de todo el mundo. Este allure femenino, romántico, lleno de matices y texturas sutiles, es el que exhala este hotel que ha sabido destilar la verdadera esencia de la joie de vivre parisina clásica y adaptarla a una nueva era. Una reluciente joya de piedra, laca y pan de oro, revestida de materiales nobles en una delicada armonía de gris, ciruela, rosa, malva y tonos crudos. Un paraíso verde donde la naturaleza penetra en el interior y las mariposas se posan sobre los textiles o sobre una instalación del escultor Marcello Lo Giudice. El epítome de esta filosofía es la escultura de Nathalie Decoster, Aire, que muestra a un hombre en bronce suspendido de un hilo; una metáfora de cómo entiende el lujo esta cadena hotelera.Mandarin Oriental Paris

Galardonado con el estatus de Palace (Palacio) desde julio de 2014, el hotel cuenta con algunas de las suites más amplias de París, además de un jardín interior de tres plantas, el mejor spa de la capital francesa, según la prensa especializada; y tres restaurantes que llevan la firma del chef ejecutivo del hotel, Thierry Marx, quien ha obtenido dos estrellas Michelin con la propuesta de Sur Mesure par Thierry Marx, donde combina los aspectos técnicos de la alta gastronomía francesa con toques orientales, con el gusto, la vista y el oído. El diseño del restaurante, firmado por Jouin Manku, complementa la experiencia sensorial con un entorno donde las paredes y techos tapizados de tela blanca inducen al comensal la impresión de estar en el interior de una nube ligera. Las otras dos propuestas son Camélia, abierto al jardín, con los ingredientes más frescos y un menú de temporada (Daily Marx), que alberga una exquisita Cake Shop; y L’Honoré, con una selección de nutritivos platos detox. Además, para degustar cocteles y aperitivos está el Bar 8, cuya decoración incluye paredes de madera con incrustaciones de cristal de Lalique, como gotas de lluvia.

El hotel cuenta con 99 habitaciones y 39 suites, entre las que destaca el Penthouse: J’aime Paris. Distribuido en tres plantas y decorado con una selección de obras de arte, combina las suites Real Mandarin y Panorámica (a partir de 20,000 y 3,800 euros), e incluye dos terrazas, tres cuartos de baño, sala de estar, comedor, cocina, bar y un gimnasio privado. En una ciudad en la que el máximo lujo es el espacio, esta suite de casi 430 metros cuadrados es una experiencia única.

El imperio de los sentidos

Mandarin Oriental Paris

El spa del Mandarin Oriental Paris ofrece una experiencia holística para promover la armonía completa entre mente y cuerpo. Con 900 metros cuadrados, es uno de los spas más grandes de la capital francesa, un santuario que se extiende por dos pisos e incluye siete suites, tres de las cuales son dobles. La suite Guerlain ofrece tratamientos personalizados que combinan la experiencia estética de esta maison, una de las casas perfumeras más veteranas del mundo (se fundó en 1828, actualmente propiedad del grupo LVMH), con la filosofía de bienestar físico, emocional y mental del Mandarin Oriental. Nuestra especialidad: el tratamiento facial y corporal Imperial Oriental, que incluye terapia Tian Quan, ritual de bienvenida para los pies, tratamiento Orchidée Impériale de Guerlain y masaje Esencia Oriental.

Te puede interesar: Los destinos de lujo en tendencia para viajar en otoño e invierno

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Tulum
Tulum está a punto de hacer historia: será la primera Zona de Desarrollo Turístico Sustentable en México
Por

La asignación busca incentivar esquemas turísticos con enfoque de economía verde para la preservación de los recursos na...