Durante una visita a la Ciudad de México, Ricardo Martins, vicepresidente de Movado Group para América Latina, habló con Forbes acerca de la reciente inauguración de las oficinas del grupo en la capital mexicana.

Ricardo Martins comentó que dos de los objetivos son fortalecer la presencia de Movado en México, llevando a cabo más acciones de diferenciación a través de un equipo propio, y estar más cerca tanto de sus distribuidores como de los consumidores finales. Agregó que México es un mercado atractivo para los relojes, sobre todo porque a los mexicanos les gusta mucho estar a la moda y los relojes van muy de la mano de la moda.

“Y así como nuestras diferentes marcas tienen su propia historia, su propia personalidad, queremos entender mejor a nuestros consumidores. Por eso, hemos llegado con cuatro presidentes de marca, lo cual te habla de qué tan importante México es para Movado a nivel internacional. El equipo local trabajará arduamente para llevar a cabo un marketing más novedoso que sorprenda a los consumidores. Realmente queremos encantarlos”, destaca el directivo.

A lo largo de su historia, Movado ha obtenido más de 100 patentes y ha obtenido más de 200 reconocimientos internacionales en materia de diseño y calidad. De hecho, muchos de sus relojes están en colecciones permanentes en diferentes museos del mundo.

PUBLICIDAD
reloj, relojería

Foto: Movado

“Algo que siempre nos ha distinguido es una tradición de diseño, innovación y calidad. Hoy por hoy, además de la marca Movado, también diseñamos, producimos y distribuimos nueve de las marcas más reconocidas y respetadas de relojes, entre ellas Concord, Ebel, Coach, Hugo Boss, Juicy Couture, Lacoste, Tommy Hilfiger and Scuderia Ferrari. Y pronto tendremos noticias relacionadas con más adquisiciones”, destaca Ricardo Martins.

En materia de tendencias, el vicepresidente comenta que con frecuencia la moda dicta las tendencias de los relojes, y que la innovación que define a Movado no solamente tiene que ver con tecnología, sino con formas creativas o diferentes de mirar algo que ya existe o algo que viene. Hoy por hoy, señala, se observa una tendencia un tanto minimalista cuando hablamos de relojería, en contraste con reojes grandes y llamativos de un tiempo atrás.

“Hoy se buscan relojes más ligeros, más delgados y más discretos, sin dejar de ser elegantes. Y en la industria de la relojería hay que adaptarse rápidamente a este tipo de cambios. Las modas cambian rápido, no esperan, no se detienen. El cambio es constante y hay que estar preparados para transformarnos y reinventarnos”, explica.

Sobre la importancia de elegir cuidadosamente un reloj, comenta que este accesorio no es solamente algo que nos dice la hora, sino que es una extensión de cada persona, por lo que hablará mucho de ésta y su personalidad. Por ello, debe elegirse pensando en esos detalles, y como un objeto que incluso mejorará la seguridad y la auto estima de una persona.

reloj, relojería

Foto: Movado

“Cuando portan un reloj que les agrada, las personas se sienten bien, más completas y se ven mejor. Eso lo transmiten. Y hay que entender que, así como es posible tener varios pantalones y varias camisas, también es posible tener varios relojes para diferentes ocasiones. Incluso hay gente que colecciones relojes”, agrega el directivo de Movado.

Para concluir, Ricardo Martins considera que la evolución no para y que no existe el reloj del futuro, pues es una industria que siempre estará en evolución, en la que siempre habrá innovación y en la que hay tendencias que regresan. Finalmente, destaca que en la amplia gama de relojes que ofertan las diferentes marcas de Movado Group, hay algo para personas de todas las edades y de todos los gustos, incluyendo quienes buscan piezas muy exclusivas y de edición limitada.

Te puede interesar: Te presentamos cinco automoviles de ensueño, ¿cuál eliges?

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Burberry y Gosha Rubchinskiy
Gosha Rubchinskiy hace mancuerna con Burberry
Por

Esta es la segunda colaboración creativa entre el diseñador ruso y la casa británica de moda.