Uno de los restaurantes de comida española de más reciente apertura en Masaryk, la emblemática calle en la exclusiva zona de Polanco, en la Ciudad de México, es Noso, palabra gallega que significa nuestro. Y esa es precisamente la esencia que los dos chefs al frente de este proyecto desean plasmar en los clientes.

“Algo que está en la mente de todos los cocineros es abrir su propio restaurante, un lugar donde puedas realmente ser tú y ser tan creativo como la imaginación lo permita. Así que este es nuestro concepto, el primer restaurante que abrimos en México, pero también queremos que los clientes lo hagan suyo, sabiendo que a ellos se debe, que se les escucha y que siempre los sorprenderá”, explica el chef Miguel Hidalgo, socio fundador de Noso.

En ese sentido, explica que el nombre les vino a la mente pensando en algo que fuera pegajoso y fácil de recordar, y no fue hasta que habían encontrado el espacio para el restaurante que se decidieron por ese nombre, tomando en cuenta las raíces gallegas de la chef Sandra Fortes. A esa anécdota, agrega que si bien el concepto es de comida española tradicional, la gastronomía de las diferentes regiones del país ibérico es tan diversa como la que se encuentra en diferentes partes de México.

Noso, comida, comida española, Polanco

Foto: Noso

No obstante, desean que Noso sea un restaurante en evolución constante. Por ello, varios de las opciones del menú cambian cada mes, y ofrecen, además de numerosos platillos a la carta, dos menús degustación de seis y ocho tiempos para que los comensales puedan degustar diferentes creaciones en una sola visita.

PUBLICIDAD

“Si bien la carta base es española, muy tradicional, ofrecemos también platos con un toque local e incluso algunos con elementos asiáticos. Nos vemos como un concepto de cocina de autor porque un restaurante debe ser un ente en evolución constante. Al final, cocinas para los clientes, no para ti. Aquí empezamos el menú y la carta de vinos desde cero y se toman muy en cuenta los comentarios y las sugerencias de la gente. Afortunadamente la respuesta ha sido muy positiva tanto con las opciones que ofrecemos como con las nuevos platos que presentamos mes con mes”, agrega el chef Miguel.

Noso, comida, comida española, Polanco

Foto: Noso

Para quienes visitan el restaurante por primera vez, la recomendación del chef es elegir alguno de los dos menús degustación, por la variedad de platillos que ofrecen, para que las personas se familiaricen con la cocina de Noso. Ambos pueden pedirse con o sin maridaje. En sus propias palabras, “prometen una experiencia gastronómica”. Otra de las opciones favoritas de los comensales, señala, es el risotto meloso de bogavante, con espuma de queso manchego curado y un toque de azafrán. Cabe señalar que todos los comensales reciben una croqueta de jamón ibérico, o de erizo, como bienvenida. Y las opciones de la carta van desde menestre de verduras, bacalao con callos y cochinillo con pimientos de piquillo, hasta rabo de toro. El pan de la casa se hace a través de un proceso de tres fermentaciones.

El restaurante es de cocina abierta y cuenta con una mesa del chef que acomoda hasta 10 personas, la cual se puede transformar en una sala privada para reuniones de trabajo o eventos especiales. Además, los platillos se pueden adaptar para personas vegetarianas y veganas.

Noso, comida, comida española, Polanco, pan

Foto: Noso

El chef Miguel Hidalgo comparte que se formó en Toledo, España, su ciudad de origen, y posteriormente trabajó en restaurantes con estrella Michelin, entre ellos El Bulli.

Dirección: Masaryk 311, Nivel 3, Polanco. Abierto de lunes a sábado de 2 pm a 11 pm (a partir de febrero cerrarán los lunes), y domingo de 2 pm a 6 pm. Los puedes seguir en Twitter, Instagram y Facebook.

Te puede interesar: Material renueva su cartel de arte contemporáneo

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Sin miedo a las calorías: endúlzate la vida con estos postres
Por

No necesitas nada más: anímate a probar estos dulces bocados de felicidad.