PRAGA, República Checa.- Por lo general, las clases de historia universal nos enseñaron detalles de la época medieval, las monarquías y los impactos económico, social y cultural en las principales potencias de Europa, como Inglaterra, Francia, España y Alemania, previo, durante y tras la Primera y la Segunda Guerra Mundial. 

Pero poco sabemos de la historia de República Checa, antes conocida como ‘Bohemia’ y posteriormente como Checoslovaquia, la cual ha sido golpeada por invasiones de imperios extranjeros, una dictadura comunista y la polarización de una sociedad dividida por ideologías políticas y fanatismo religioso.

Sin embargo, el dolor es maestro y su capital, Praga, es la muestra de ello, pues conserva la nostalgia de los errores del pasado como un puente en el tiempo para que las nuevas generaciones no los repitan de cara al futuro.

Comida típica, turistas de todo el mundo y cerveza barata rodean sus calles y son parte de una fusión de arquitectura moderna con todos los estilos arquitectónicos pasados, desde la época románica y el estilo gótico, torres medievales y cúpulas, hasta el renacentista y barroco, en más de 200 iglesias y monasterios aún de pie en la ciudad.

Por esto y más, queremos recomendarte 9 puntos turísticos imperdibles, realizando diferentes actividades que ofrece una de las ciudades más baratas para vacacionar dentro de la Unión Europea.

Castillo de Praga (Prazsky Hrad)

Considerado como el castillo de estilo gótico más grande del planeta con 570 metros de largo y 130 de ancho, es la atracción turística de Praga que más visitantes recibe. Fue construido en el siglo IX y declarado en 1962 Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad.

Desde su construcción ha sido residencia de gobernantes y actual hogar del presidente de República Checa, Miloš Zeman. Para apreciarlo completo se necesita tiempo, por lo que te recomendamos llegar temprano y organizarte para que puedas visitar sus exposiciones.

Puente de Carlos o Charles Bridge (Karlův most)

Se trata del segundo puente más antiguo, aún en pie, en República Checa y recibe su nombre gracias al Rey Carlos IV, su creador, quien puso la primera piedra en 1357 para sustituir al Puente de Judith, destruido por una inundación, un fenómeno común en la ciudad.

A lo largo de 516 metros de longitud y un ancho de casi 10 metros, en esta construcción que atraviesa el río Moldava y une a la Ciudad Vieja con la Ciudad Pequeña, a las faldas del castillo, pueden apreciarse 30 estatuas de santos y figuras religiosas, visitadas por los viajeros para la buena suerte.

Praga

Ciudad Vieja y el Reloj Astronómico (Staré Mesto a Staroměstský orloj)

Es definitivamente la zona más medieval y comercial de Praga, rodeada de estatuas, iglesias escondidas que sobresalen por detrás de las fachadas y restaurantes alrededor de toda la cuadra. Es considerada el centro de la ciudad y conduce a los puntos más importantes de la misma.

En una de las esquina de dicha plaza, se encuentra el reloj astronómico, una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad. Construido en 1410, marca la hora a campanadas y su mecanismo de círculos indican las horas del día, la posición del sol y de la luna, los meses del año y la posición de los astros de acuerdo a las creencias zodiacales.

Museo, casa y monumento de Franz Kafka

Tanto en el mundo, como en República Checa, Franz Kafka fue por mucho tiempo un autor poco conocido. Fue hasta después de su muerte que su obra despertó el interés del público y la crítica.

Como parte de una mentalidad nacionalista, las calles de Praga como el ‘Callejón de Oro’, en donde se encuentra su antiguo hogar ‘El Proceso’; el museo a la orilla de Malá Strana cerca del Río Moldava; y la Avenida Nacional, albergan la historia y la vida del escritor de origen checo.

En estos puntos se pueden comprar libros y otros souvenirs relacionados con el artista.

Río Moldava (Vltava)

Es el río más largo de la República Checa y a todo lo largo de sus bordes está rodeado de restaurantes y bares en los que puedes disfrutar de una vista inigualable al atardecer.

Del mismo modo, puedes contemplar el paisaje y los monumentos más icónicos de la ciudad desde la comodidad de un asiento a bordo de los cruceros que recorren el río mientras disfrutas de una comida o una cena con música en vivo.

Praga

Cementerio y barrio judío (Josefov)

Es  el barrio más costoso de la ciudad, posee una de las sinagogas más antiguas establecidas en el país y es totalmente emblemático, considerando que Praga era una de las ciudades preferidas por Hitler.

En el cementerio se estima que hay aproximadamente 12,000 tumbas, en las cuales descansan más de 100,000 cadáveres judíos. Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta cuántos cuerpos exactamente alberga el cementerio.

Wencesla Square (Václavské náměstí)

Conocido antiguamente como ‘El Mercado de Caballos’, es considerado centro cultural y financiero de la Ciudad Nueva. Esta plaza forma parte del centro histórico de Praga y es considerado uno de los lugares más importantes de la capital.

Por haber sido testigo de sucesos históricos, manifestaciones, celebraciones y consultas públicas, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Torre Petrin

Se construyó en 1891 como copia libre de la Torre Eiffel a una escala cinco veces menor. Sin embargo, con una altura de 64 metros, su cúspide se encuentra a la misma altura sobre el nivel del mar que la de la Torre Eiffel en París, Francia.

Tras 299 escalones, está una de las vistas panorámicas de toda Praga, un paisaje que seguro te arrancará el aliento.

Metrónomo

No es el punto turístico más importante de la ciudad, pero definitivamente es de los más simbólicos. Este enorme ‘reloj’ ocupa el mismo lugar en el que se levantaba un gigantesco monumento a Stalin de 50 metros de alto, mismo que fue destruido en 1962.

El metrónomo, instalado en 1991 simboliza los nuevos tiempos, en donde el país por fin abre sus puertas al mundo.

Para visitar estos y otros puntos turísticos, como ‘La Casa Danzante’ o ‘El Muro de John Lennon’, existen diferentes visitas guiadas que pueden hacer de tu viaje una experiencia única, diferente e inolvidable que van desde un tour en bicicleta para grupos pequeños, o una caminata guiada que te explique la historia milenaria de esta hermosa ciudad.

Te puede interesar: Qué hacer 48 horas en… Tijuana, Baja California

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí