A pesar de que Islandia es uno de los países más gélidos del mundo, “la tierra del hielo” es también hogar de espectáculos naturales que sin duda alguna te darán ganas de pasar frío para presenciarlos en vivo. Y si tan sólo cuentas con 72 horas para visitar estas mágicas tierras norteñas, aquí te presentamos los lugares que no podrás perderte.

Si bien, las recomendaciones para viajar a este destino generalmente se centran en los meses de junio a agosto por tratarse de la época más cálida, lo ideal es viajar en el mes de septiembre por diversas razones. En cuanto a clima, el mes de septiembre es uno de los meses con menos lluvia y si bien las temperaturas no son las más altas, son agradables. Debido a que en este mes el flujo de turistas es mucho menor que en los meses de verano, ya no es considerado dentro de la temporada alta en Islandia y, por lo tanto, la posibilidad de encontrar buen alojamiento y mejores precios es mucho mayor.

Lee también: Qué hacer… 48 horas en Irlanda del Norte

Islandia cada vez en un destino más solicitado, de hecho tanto durante Virtuoso como ILTM Americas (dos de los eventos de turismo de lujo más importantes del mundo), este país destacó como uno de los más visitados por los viajeros de alta gama en los últimos años. En entrevista con Iceland Luxury nos comentaron que su gran auge se ha presentado en los últimos tres años, ya que las personas están ávidas de descubrir nuevos sitios. El viajero de alta gama ha visitado en numerosas ocasiones los sitios más comunes y es momento de encontrarse con nuevos horizontes, además de que el turismo de aventura es una de las grandes tendencias que se presentaron este año y que se esperan para el siguiente.

PUBLICIDAD

Círculo de Oro

Geysir

La visita obligatoria por el sur de Islandia es el conocido Círculo de Oro, en el cual podrás visitar las aguas termales y el padre de los geiseres, conocido como Geysir, mismo que dio origen a este fenómeno. Este agujero enorme tiene más de 20 metros de diámetro y la torre de agua que en un pasado emanaba, podía llegar a medir hasta 60 metros de altura. No obstante, si lo que buscas es un espectáculo natural único, en esta zona todavía hay algunos geiseres en actividad constante, como Strokkur que cada 5 minutos es capaz de sorprender a los viajeros que lo visitan.

Gullfoss

Así también, en el Círculo de Oro se encuentra la belleza de la cascada de Gullfoss, cuyo origen se debe a la ruptura de un par de placas tectónicas en esta zona de Islandia. Ésta se encuentra alimentada por las aguas del Río Hvítá, o como también es conocido: Río Blanco, el cual cae aproximadamente 32 metros hasta llegar a un cañón que se extiende hasta por 2 kilómetros.

Kerid

Como última parada dentro de esta ruta, se encuentra una maravilla de piedra volcánica roja conocida como Kerid o Kerio Crater Lake. Este cráter tiene una caldera de 55 metros de profundidad y tiene una edad milenaria estimada de 3000 años. Es uno de los pocos cráteres cuya caldera sigue intacta, por lo cual el escenario virgen que este ofrece es incomparable en el mundo.

Cascada de Seljalandsfoss

Entre las numerosas caídas de agua con las que cuenta el sur de Islandia, destaca ésta en particular por ofrecer la posibilidad de caminar por detrás del salto de agua y tener una divertida experiencia mientras admiras la caída de más de 60 metros de altura.

islandia

El arco de Dyrhólaey y las rocas basálticas de Vik

En la punta sur de la isla se encuentra una costa famosa por sus playas negras, las cuales ofrecen a sus visitantes una vista sin igual del arco de Dyrhólaey, la cual se encuentra en un área protegida en donde anidan, principalmente, aves árticas como los frailecillos. El arco de Dyrhólaey se eleva hasta 120 metros y también, muy cerca de él, se erige un faro que hoy en día se encuentra deshabitado, pero que en conjunto son material perfecto para cualquier fotógrafo.

Hacia el este de esta costa se encuentra la famosa playa de Reynisfjara y las costas de Vik, en las cuales hay una singular formación de rocas basálticas en forma hexagonal. Mar adentro, esta zona es también hogar de los conocidos trolls islandeses, los cuales son formaciones rocosas que se elevan más de 60 metros sobre el nivel del mar.

islandia

Svartifoss

A un par de horas de las Rynisfjara, se encuentra la reserva de Skaftafell, misma que es hogar de la cascada de Svartifoss que también cuenta con formaciones basálticas similares a las costas de Vik. Este lugar es uno de los espectáculos más grandes de la naturaleza en toda Islandia por tratarse de formaciones originadas de manera inversa a todas las demás.

Glaciar de Jökulsárlón

Para finalizar este recorrido por el sur de Islandia, no puede faltar una visita a Jökulsárlón, el glaciar más grande de estas tierras y lugar perfecto para observar las auroras boreales. Una de las maravillas naturales más grandes a nivel mundial que comienzan a ser visibles desde septiembre hasta mediados de abril.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram