The Estates at Acqualina es el último desarrollo inmobiliario que confirma la nueva edad de oro de Miami. Localizado en la exclusiva área de Sunny Isles Beach (a cinco minutos de Bal Harbour Shops y muy cerca de Miami Beach), eleva el lujo a otro nivel.

Arte, arquitectura y diseño. Éstas son las claves que han hecho que Miami, en el sureste de Florida, se haya convertido en una de las mecas globales (no sólo de Estados Unidos o Latinoamérica, sino de todo el mundo) para los inversores inmobiliarios. Según estadísticas oficiales, desde 1979 es la ciudad de mayor crecimiento y proyección de Estados Unidos y el segundo mercado hotelero, después de Nueva York, con 14 millones de visitantes al año. La consolidación de Art Basel y de nuevos museos y espacios, como el Design District, y la llegada de nuevos desarrollos inmobiliarios que cambiaron el skyline, firmados por starchitects tan célebres como Norman Foster, Renzo Piano y Zaha Hadid; diseñadores como Philippe Starck, Karim Rashid y Paolo Pininfarina; o el paisajista Enzo Enea han contribuido al auge de esta ciudad-resort, que vive actualmente una nueva edad de oro.

La última joya en el efervescente panorama inmobiliario de Miami viene de la mano de GT (Grupo Trump), una de las empresas constructoras más reconocidas de Estados Unidos (aclaración: los dueños del grupo, los hermanos Eddie y Jules Trump, no tienen nada que ver con su homónimo Donald), y lleva el nombre de The Estates at Acqualina. Se trata de un proyecto que tiene prevista su apertura en 2020 y sitúa sus estándares más allá del lujo. Un ejemplo: es el primer desarrollo de condominios en Estados Unidos en el que participa Karl Lagerfeld, director creativo de la maison Chanel y un pope de la moda y la exclusividad desde hace décadas. “Elegimos al mejor diseñador del mundo. Queríamos asociarnos con él porque somos la mejor marca de Real Estate de Estados Unidos”, nos comenta, en exclusiva, Michael Goldstein, presidente de ventas de GT.

Goldstein confirma que el mercado mexicano es el segundo en importancia para el grupo, y que los inversores que planean gastarse millones de dólares (desde 19.5 mdd por una mansión de cinco habitaciones en el Palazzo di Spiaggia, hasta 850,000 dólares por una suite de una habitación en el Positano Hotel Suite) buscan una cosa: “La mayor opulencia del mundo. Algo único, diferente y que es un lujo total. Tienes que ofrecer algo que la gente no espera”, afirma. Un sueño de lujo.

Un oasis más allá de la suntuosidad

The Estates at Acqualina ofrece 265 lujosas residencias de tres a siete dormitorios. Las torres, de 50 pisos, tienen vistas al Oceano Atlántico, exuberantes jardines y varias piscinas infinitas. Entre sus amenidades destaca un Rolls Royce por edificio, del que podrán disponer sus inquilinos. A sólo unos pasos de las torres residenciales se encontrará el Circus Maximus, un centro recreativo que albergará una pista de patinaje sobre hielo frente a la playa, un simulador de Fórmula 1 y un spa que le ha valido el Forbes Travel Guide Five Star Award por cinco años consecutivos, así como el AAA Five Diamond Award en los siete años más recientes. Un oasis deluxe en medio de Miami.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El fin de semana será dedicado a las ‘Pop Up Galleries’
Por

Los amantes del arte no podrán perderse este sábado 27 de mayo el 5º aniversario de Ruta de Galerías, que se extiende po...