Abril fue el mes elegido para colocar a la Ciudad de México en el centro del diseño a través del World Design Capital 2018, un evento que se celebra cada dos años en distintas ciudades del mundo y está enfocado en el uso efectivo del diseño en las urbes para impulsar el desarrollo económico, social, cultural y ambiental de éstas. Lin Chia-lung, alcalde de la ciudad de Taichung (Taiwán), fue uno de los invitados de honor en esta edición, ya que compartió con los capitalinos su ‘expertise’ al dirigir con mano diestra la localidad asiática conocida por ser uno de los mejores lugares para vivir.

“En la actualidad las ciudades están afrontando problemas similares y tienen distintas respuestas a dichos retos. En nuestro caso, tratamos de poner a la gente primero con el propósito del desarrollo de las ciudades”, explicó el alcalde de Taichung.

Su visión tiene un nombre en inglés dentro de la academia: Human Centered Design. Una metodología que sirve para cualquier disciplina -en este caso el urbanismo- y que siempre pone en primer lugar a las personas o usuarios. “Taichung es una ciudad que busca unir lo urbano con lo rural. Es por eso que nuestro diseño está orientado a las personas; sobre todo en cuestiones de vivienda, transporte y educación”, señaló Lin Chia-lung en entrevista para Forbes.

Por esta razón, Taichung se ha convertido rápidamente en la segunda ciudad más importante de Taiwán, siendo reconocida como una de las mejores ciudades para vivir. Esto quedó demostrado en una encuesta realizada en 2016, donde la mayoría de los taiwaneses expresó su preferencia hacia esta ciudad. Parte del mérito lo tiene el Comité de Promoción de Diseño de Taichung, con el cual el gobierno de la ciudad ha consolidado 102 proyectos de mejoramiento urbano con un enfoque en las «personas», y cuyo objetivo es resaltar las características locales y la naturaleza.

De entre todos los proyectos desarrollados bajo el mandato de Lin Chia-lung, el alcalde destaca dos: la regeneración de la parte central de la ciudad para rehabilitar su tejido con la recuperación de viejos edificios y el desarrollo de estaciones verdes que inviten a los más jóvenes a alquilar por bajos costos; y convertir a Taichung en una Smart City. En cualquiera de los dos casos se hace necesario el uso del diseño para lograr así un cambio positivo en el urbanismo de la ciudad.

“Cada metrópoli tiene sus propias características, por lo que es vital implementar el diseño para adaptar diferentes tipos de experiencias de vida y perceptivas, y así maximizar las fortalezas de la ciudad, desde la planificación urbana hasta el paisajismo”, afirmó el alcalde.

Debido a su conocimiento y buenos resultados bajo su gobierno, se hace inevitable preguntarle cómo mejorar Ciudad de México. Y responde sin titubear: “La conversión digital debe actualizarse en esta ciudad. Educar a que la gente utilice los sistemas inteligentes es muy importante porque para hacer que la ciudad sea inteligente primero tenemos que hacer que la gente sea más inteligente”.

Es por eso que Lin Chia-lung considera que Ciudad de México necesita lo que ellos denominan “el desarrollo del ABCD” (Big Data, Cloud Computing y Devices). Herramientas todas ellas que permitirían a la capital del país reorganizar su infraestructura
al mismo tiempo que mejoraría su capacidad de comunicación. Aunque también es consciente de lo complicado de la situación al ser una ciudad sobrepoblada. “Es por eso que se necesita una conversión digital ya que de otra manera es muy difícil que la infraestructura de esta ciudad genere el cambio dramático que necesita”, puntualizó el alcalde.

Te puede interesar: Descubre Mylla House, la primera casa que envejece a la par de su propietario

Síguenos en:

 

Siguientes artículos