La muerte de Karl Lagerfeld ha cimbrado al mundo de la moda. Y no podría ser para menos. Su talento, su perspectiva vanguardista del estilo y su incansable gusto por crear, lo convirtieron en una leyenda. Ello, más allá de las pasarelas. Basta decir que vistió a estrellas del escenario y la pantalla como Nicole Kidman, Cate Blanchett, Madonna, Kylie Minogue, Lady Gaga… y muchas más.

De carácter férreo y tenaz, Lagerfeld trascendió el tiempo como diseñador, fotógrafo, impulsor de la cultura ‘iconoclasta’. Fue capaz de reinventarse y construir una imagen radical de su persona. Para ello, echó manó de sus elegantes trajes negros y grises, camisas blancas de cuello alto, guantes con los dedos al descubierto, cabello plateado peinado en coleta y gafas oscuras.

Imagen que se convertiría en emblema de una historia de éxitos que comenzó a confeccionar desde temprana edad. Aquí algunos de los momentos más trascendentes en la polifacética trayectoria del ‘káiser’ de la moda.

1.- A los 17 años, Lagerfeld realizó el boceto de un abrigo. Con él, ganó el primer lugar de un concurso organizado por la Asociación Internacional de la Lana. Pierre Balmain, ícono francés del New Look, lo invitó a trabajar con él y a producir el abrigo.

2.- En 1957 se convirtió en director de arte del diseñador Jean Patou. Él había marcado un hito en la moda deportiva femenina. Cinco años más tarde, se transformó en el primer freelance de la industria de la moda moderna. ¿Cómo lo consiguió? trabajando para firmas en Francia, Italia, Inglaterra y Alemania.

3.- Ya ubicado en los años sesenta, su savoir faire meticuloso lo llevó a intervenir en los procesos creativos de la boutique italiana Fendi. Una colaboración que permaneció hasta nuestros días.

4.- Trabajó como diseñador jefe de Chloé de 1963 a 1983. Después volvió al mando de la marca de 1992 a 1997. En esta etapa acentuó el estilo francés, femenino y retro de la maison.

5.- En 1983 fue nombrado director de arte de la casa de Chanel. Desde ese momento, Lagerfeld trabajó de manera muy intensa para revivir a la firma francesa. El resultado: logró convertirla en una de las más sólidas y exclusivas de la industria global de la moda. De manera paralela creó la casa que ostenta su nombre.

6.- Al finalizar la década de los ochenta se movió detrás de la lente para comenzar a disparar sus propias campañas publicitarias. Su trabajo como fotógrafo ganó prestigio. Tanto, que muchas de sus imágenes se han transformado en libros de arte.

7.- En el preámbulo del nuevo milenio abrió una librería en París. Llamada 7L, con ella daría forma a un nuevo negocio en el ramo editorial: EDITIONS 7L, especializada en libros sobre conocimiento visual y fotografía.

8.- En el 2010 recibió el Premio Visionario de la Moda del Consejo de Alta Costura del Fashion Institute of Technology (FIT) en Nueva York. Mas tarde, a pedido del coreógrafo y director Benjamin Millepied, diseñó el vestuario para la producción del Cuarteto Brahms-Schönberg en la Ópera de la Bastilla en París.

9.- Su incursión en la arquitectura se vio coronada por el diseño de dos suites espectaculares en el emblemático Hôtel de Crillon en París y el diseño de un hotel de seis estrellas y 290 habitaciones en Macao.

10.- A pesar de que su salud había estado fallando, siguió trabajando hasta su muerte y emitió instrucciones sobre la colección de prendas de vestir para el otoño de Fendi, que se exhibirá en Milán.

Porque así era Karl Lagerfeld, un hombre lleno de vigor, siempre dispuesto a romper esquemas y crear tendencias.

Te puede interesar: Netflix revela el legado de Karl Lagerfeld, el Káiser de la moda

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Netflix revela el legado de Karl Lagerfeld, el Káiser de la moda
Netflix revela el legado de Karl Lagerfeld, el Káiser de la moda
Por

El documental ‘Seven Days Out’ muestra el arduo trabajo que había detrás de los desfiles del diseñador.