Dicen que en gustos se rompen géneros. Y si de elegir entre whisky o bourbon se trata, esa premisa se aplica a la perfección, aunque nunca está de más tener claras las diferencias entre ambas bebidas espirituosas con una emulación histórica, y que resultan ideales para disfrutar en este invierno.

A grandes rasgos, el whisky es una bebida alcohólica que se obtiene por la destilación de la malta fermentada (cualquier grano germinado, principalmente cebada o centeno, que después se haya secado) que se obtiene de un proceso llamado “malteado”. El primer registro legal de este destilado data del siglo XVII, aunque hay referencias aún más antiguas en escritos de la cultura celta.

Los tipos de whisky o “whiskey” (como se le denomina en Estados Unidos e Irlanda) son definidos de acuerdo con el grano utilizado, el proceso de producción, el lugar en el que fue elaborado y por tiempo que transcurrió para su maduración.

De acuerdo con la Scotch Whisky Association, un whisky escocés debe ser elaborado a partir de cebada malteada y permanecer en barricas de roble con una capacidad no superior de 700 litros por al menos tres años, y para ser considerado un Scotch, todo el proceso de producción debe realizarse en Escocia.

PUBLICIDAD

Existen cinco categoría de whisky escocés de la cual destaca la Single Malt Scotch Whisky que tradicionalmente proviene de las regiones Lowland, Highland, Island, Speyside y Campbelltown, protegidas legalmente y famosas por proveer notas muy particulares de cata: aroma frutal y ahumado, frescura y matices dulces.

También existen cinco categorías de whiskey estilo americano, entre ellas, el bourbon elaborado con granos malteados que contienen al menos 51% de maíz (que le confiere un peculiar sabor dulce), junto con la combinación de otros granos tales como centeno, trigo y cebada malteada para obtener un sabor todavía más complejo, según especifica la American Bourbon Association.

Bourbon

Añade que una de las mayores razones por las que el bourbon se destaca entre otras bebidas es la presencia de normas y reglamentos de producción de los que acentúa el requisito de “nuevos barriles de roble carbonizados que contribuyen a mejorar las características de añejamiento y color”, además de evitar añadir colorantes artificiales y saborizantes.

Respecto a la región donde fue elaborado, el Kentucky Straight Bourbon Whiskey es una de las categorías de mejor posición en los mercados internacionales, debido a la tradición que representa su producción cuyos inicios fueron en siglo XVIII, por lo que su desarrollo y presencia ya forman parte importante en l historia de los destilados.

Te puede interesar: 5 secretos para maridar un champagne con éxito en Navidad y Año Nuevo

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

 

Siguientes artículos

champagne
¿Eres fan del champagne? Sigue la ‘ruta de las burbujas’ en la Ciudad de México
Por

Moët & Chandon abrió distintos espacios en la capital del país para acercar al público la esencia de esta bebida.