En el mundo de las finanzas existen muchas alternativas de inversión con las cuales se pueden obtener rendimientos en función de los movimientos de los precios que presenten los distintos activos financieros en los mercados. Se puede ganar con movimientos de precios al alza, así como con movimientos de precios a la baja, por lo que todo dependerá de la estrategia de inversión que se tenga dentro de un portafolio.

Dicho lo anterior, hablaremos de dos diferentes vehículos de inversión que han ganado mucha popularidad en los mercados financieros: los Futuros y los Exchange Traded Funds (ETF´s)

Los Futuros son instrumentos Derivados en los que se pacta la compraventa de un cierto Activo Subyacente a un precio pactado desde el día de hoy para ser entregado en una fecha posterior. A través de estos, la parte compradora del Futuro se beneficiará en caso de que el precio del Activo en el mercado en la fecha de expiración del contrato sea mayor al precio de compraventa pactado.

Por el contrario, su contraparte vendedora se beneficiará en caso de que el precio del Activo en el mercado caiga y sea inferior al precio de compraventa pactado. Una de las principales ventajas de este tipo de inversiones es que, dado que la compraventa se realizará en una fecha futura, al momento pactar el contrato no es necesario contar con el dinero para pagar ni con el Activo Subyacente que será entregado, propiciando un apalancamiento que podrá potencializar los rendimientos.

Por otro lado, los Fondos Negociados en bolsas o mejor conocidos como ETF´s, por sus siglas en inglés, son vehículos de inversión compuestos por varios instrumentos financieros que son empaquetados por el administrador del fondo y colocados en una bolsa de valores para su negociación similar al de una acción. En otras palabras, cuando un inversionista compra un ETF en una Bolsa de Valores, está obteniendo exposición indirecta al rendimiento que ofrecen todos los activos financieros de los que está compuesto el Fondo.

LEE TAMBIÉN: Derivados Financieros, instrumentos para mitigar riesgos y potencializar rendimientos

Este tipo de instrumentos tienen diversas ventajas, como poder invertir en distintos mercados, sectores, índices bursátiles, acciones, divisas, títulos de deuda y commodities, con lo cual se puede obtener una diversificación del portafolio que maximice los retornos y minimice los riesgos. Asimismo, existen ETF´s apalancados que ofrecen rendimientos magnificados con respecto al movimiento en los precios de los activos que replican.

Es importante entender que los Futuros y los ETF´s cuentan con características particulares que se pueden adaptar a las necesidades de cada inversionista dependiendo de su perfil de riesgo, capital disponible, expectativas de mercado y horizonte de tiempo de las inversiones. Sin embargo, cabe destacar que estos dos instrumentos no son como tal una competencia entre sí, sino que más bien pueden ser utilizados como complemento dentro de un mismo portafolio para adoptar estrategias con mejores expectativas de retornos, ayudando a los inversionistas a tener un mejor control de sus riesgos y a facilitarles la proyección de sus flujos de efectivo.

Por ejemplo, podríamos comprar NAFTRACs, el cual es un ETF que replica el comportamiento del S&P/BMV IPC (principal índice bursátil del mercado accionario mexicano) y simultáneamente vender un contrato de Futuro del IPC en MexDer para proteger nuestra inversión, de modo que las pérdidas ocasionadas por la tenencia de NAFTRACs en caso de una caída en el mercado, serán compensadas por una utilidad generada a raíz de la posición corta en el Futuro del IPC, con el objetivo que la posición ganadora genere más utilidad que la pérdida ocasionada por la posición perdedora y así consolidar un arbitraje en el mercado.

No importa si inviertes a través de Futuros, ETF´s o una combinación de ambas, lo importante es que te animes a hacerlo, pierdas el miedo y encuentres la estrategia que mejor se adecúe a tus necesidades y expectativas para que logres maximizar el rendimiento de tu dinero.

*Arón Brener es Subdirector de Servicios Transaccionales Mercado Mexicano de Derivados, MexDer.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.