El gasoducto marino Texas-Tuxpan arrancará en operaciones a finales de junio de 2019, tras una serie de retrasos desde septiembre de 2018.

Miguel Reyes, director de la filial CFE Energía, precisó la fecha de inicio de la infraestructura construida por las empresas IEnova y Transcanada, en un mensaje para medios difundido en la conferencia de prensa.

Los retrasos fueron por problemas con las soldaduras del ducto cerca de la costa de Veracruz, además de una revisión del tubo que fue cerrado por pescadores de la zona, precisó el directivo.

Esta infraestructura pretende ayudar a resolver la baja oferta de gas natural en el país. El presidente de la CRE incluso ha dicho que puede haber alertas críticas de gas durante el verano.

El director general de CFE, Manuel Bartlett, dijo que hay penalidades en el contrato si no lo presentan a tiempo, con algunas excepciones de carácter climático.

“Es responsabilidad de los transportistas, sin embargo, se busca responsabilzar a CFE, lo cual es una aberración”.

Tras ganar la licitación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), esta infraestructura se construyó conjuntamente por ambas compañías, en un contrato por 25 años y que implica una inversión estimada de 2,100 millones de dólares.

Con una longitud de 800 kilómetros, la ruta submarina comenzará cerca de Brownsville, Texas y llegará hasta Tuxpan, Veracruz para transportar 2,600 millones de pies cúbicos diarios de gas.

En su presentación a inversionistas del cuarto trimestre de 2018, IEnova, uno de los constructores, detalló que el Sistema Sur de Texas-Tuxpan entrará en operaciones en el segundo trimestre de este año.

Lee también: 

En riesgo, meta de México para generar electricidad con energía limpia

 

Siguientes artículos

El programa de reciclaje de esta empresa ayuda a crear prótesis
Por

A través del reciclaje, Sandvik Coromant México colabora económicamente con la Fundación Markoptic que desarrolla y dona...