Reuters.- General Motors reducirá significativamente la producción de autos en Norteamérica, dejará de construir algunos modelos con un bajo volumen de ventas y eliminará empleos, en su mayor reestructuración en una década.

GM anunció que se enfocará más en vehículos eléctricos y de conducción autónoma, sostuvo una fuente.

La automotriz planea detener el próximo año la producción en tres plantas –Lordstown en Ohio, Hamtramck en Michigan y Oshawa en Ontario–. Además, dejará de producir varios de los modelos que se ensamblan en esas plantas, los que incluyen el Chevrolet Cruze, el Cadillac CT6 y el Buick LaCrosse.

“Estamos ajustando la capacidad a las realidades del mercado”, dijo la presidenta ejecutiva, Mary Barra.

Las presiones de costos ha aumentado para GM, otras automotrices y proveedores en momentos en que ha bajado la demanda por autos sedán tradicionales. La empresa también ha dicho que los aranceles al acero importado, impuestos este año por el gobierno de Estados Unidos, le han costado 1,000 millones de dólares.

Lee también: GM quiere que Trump respalde programa nacional de autos eléctricos

Los cambios serán discutidos con el Sindicato de Trabajadores del Automóvil el próximo año, dijo Barra al anunciar el plan.

GM emplea a unos 2,500 trabajadores sindicalizados en Oshawa, que produce los modelos Chevrolet Impala y Cadillac XTS. Esa planta también completa el ensamblaje final de las camionetas Silverado y Sierra, de mayores ventas.

La automotriz número uno de Estados Unidos, en su última reestructuración a fines de octubre, ofreció salidas negociadas a 50,000 empleados en Norteamérica.

Honda, Cruise y General Motors se unen para crear vehículo autónomo

 

Siguientes artículos

Extrabajadores de Grupo México alistan bloqueo a mina Buenavista del Cobre
Por

Extrabajadores de la mina Buenavista del Cobre exigen a Grupo México que les devuelva sus contratos laborales colectivos...