La automotriz GM anunció el Cruise AV, el primer vehículo de conducción autónoma construido para operar de manera segura por sí mismo; sin conductor, volante, pedales, ni controles manuales.

La compañía automotriz presentó una Petición de Seguridad ante el Departamento de Movilidad de Estados Unidos para la cuarta generación de Cruise AV.

En el documento plasma la visión de General Motors de un mundo con cero colisiones para salvar vidas, cero emisiones para dejar a las próximas generaciones un mejor planeta y cero congestionamientos que ayuden a los clientes a recuperar tiempo de calidad.

“Además, recalca su misión por cumplir lo antes mencionado con la producción de vehículos eléctricos que sean autónomos y que cambien drásticamente el planeta”, dijo la compañía en un comunicado.

PUBLICIDAD

También puedes leer: ‘Business as usual’, dice GM sobre renegociación del TLCAN 

El Cruise AV cuenta con avanzados sistemas y sensores con la capacidad de ver el entorno en 360 grados, tanto de día como de noche. Está diseñado para identificar peatones o cualquier objeto que se cruce en su camino repentinamente y responder en consecuencia. Puede maniobrar a través de conos, ceder el paso a vehículos de emergencia y reaccionar para evitar colisiones.

“Este enfoque en seguridad, combinado con las pruebas en uno de los entornos más complejos del mundo, le permite a General Motors, dar el siguiente paso con un vehículo seguro que elimina el volante, los pedales y otros controles manuales. Cruise AV tiene un nivel de seguridad que va más allá de las capacidades humanas”, dijo la compañía.

Actualmente, Cruise AV cuenta con una flota de prueba que crece día con día, y cada vehículo contribuye a una base de conocimiento compartida para que cada vehículo pueda aprender de las experiencias colectivas de toda la flota.

“Si un automóvil ve que una carretera está cerrada, los demás la evitan automáticamente. O si hay un accidente en carretera, un solo vehículo puede notificar a miles de personas para evitar una situación potencialmente insegura”, destacó GM.

Existen tres elementos clave para que el vehículo funcione: Percepción, Planeación y Control.

Percepción: Ayuda a que el vehículo de conducción autónoma “vea” utilizando sensores que monitorean el entorno. Los sensores alimentan con información a la computadora que se combina con un mapa de datos de alta definición. Los objetos se detectan y se clasifican, la computadora los modela en tercera dimensión y puede predecir su movimiento, como en el caso de peatones u otros vehículos.

Planeación: Esta función determina el comportamiento que se desea del vehículo. Revisa las señales de tránsito, planea rutas para que el camino sea eficiente y lleva el vehículo sólo por las calles que tienen estas capacidades.

Control: Esta función implementa lo que la función de Planeación dicta, es la que pone en marcha o frena al vehículo.

 

Siguientes artículos

Huawei trae a México su nuevo Mate 10 Lite con 4 cámaras
Por

El Mate 10 Lite está enfocado en un público juvenil con su doble cámara dual, ideal para seflies, y está disponible a pa...