Los nuevos cambios en la configuración de Googe+ y Gmail no vulneran de ninguna forma la privacidad de los usuarios ¿por qué tanto alboroto?

 

Por Kashmir Hill

La creciente cartera de centinelas inteligentes llenos de sensores que recogen información sobre el mundo de incluye su motor de búsqueda, sus teléfonos Android, sus coches de Street View , sus coches autónomos, sus nuevos robots y, desde hace unos días, Nest, los termostatos inteligentes que recogen información desde el interior de los hogares de las personas, incluyendo si se están moviendo. Dado el gran volumen de información al cual Google tiene acceso, es comprensible que la gente se muestre preocupada por la seguridad que ofrezca su sistema. Lo curioso es que a la gente parece alarmarle más un cambio que hizo Google a Google Plus la semana pasada.

PUBLICIDAD

“Una razón más para dejar el email”, tuiteó Jessica Valenti, de The Nation. “Ugh, Google, ¿por qué?”, respondió Spencer Ackerman, de The Guardian. El New York Times comparó la nueva función con la infame llegada del extinto Buzz, cuando Google hizo públicos los contactos privados de Gmail de todo el mundo público. “Se avecina una controversia garantizada”, aseguró The Verge. Uno de los mayores errores de CEO Larry Page, dijo mi compañero Rob Hof.

¡Maldición! ¿Qué sigue? ¿Google agregará una función de Chatroulette a Gmail para que pueda iniciar sesión en la cuenta de otro usuario al azar y leer su bandeja de entrada? ¿Todos los mensajes privados de Gmail con una antigüedad mayor a 180 se harán públicos en Google Plus por defecto? ¿Google escaneará mis correos electrónicos en busca de fotos escandalosas y las enviará a mis jefes y padres?

Nope. Dentro de unos días, Google comenzará a permitir el envío de mensajes privados a otras personas en Google+ utilizando Gmail. Así que si tu intento de enviar un correo electrónico a [email protected] falla, entonces puedes recurrir a Google Plus para hacer que tu correo electrónico llegue a su bandeja de entrada. El “equipo de Gmail” está informando a sus cientos de millones de usuarios al respecto. Su correo electrónico dice: “Alguna vez has querido enviar un correo electrónico a un conocido, pero todavía no han intercambiado direcciones de correo electrónico? A partir de esta semana, cuando estés redactando un nuevo correo, Gmail sugerirá las conexiones de Google+ como receptores, incluso si no han intercambiado direcciones de correo electrónico todavía”.

Si no quieres que cualquiera sea capaz de enviarte un mensaje privado, tienes que cambiar la configuración predeterminada en la configuración de correo electrónico (aquí te decimos cómo). “Me tomó 31 segundos, porque soy muy lento”, escribe mi colega Michael Humphrey. A menos que seas un usuario muy popular en Google Plus, el valor por defecto es que sólo las personas con las que te hayas agregado mutuamente podrán enviarte un mensaje privado. Lo siento, pero eso significa que no puede usar Google Plus para obtener un correo electrónico a Sergey Brin (con 5 millones de seguidores) o Marissa Mayer (con 600,000 seguidores), a menos que ellos te sigan de vuelta. (Mayer, por cierto, no ha publicado allí desde que se fue a Yahoo.) Pero puedes usarla para llegar a ese empleado de la competencia que estás tratando de robarte o a esa sexy persona que conociste en una fiesta, en vez de agregarlo en Facebook, lo cual podría resultar más incómodo.

Entiendo. Todo el mundo está abrumado por su correo electrónico y odia el spam, pero me parece que las preocupaciones sobre la privacidad en este caso son un poco exageradas porque la opción es fácil de desactivar si no te gusta, y porque en realidad me gusta la idea de que sea más fácil ponerse en contacto con la gente de forma privada. Puede que llegue a cansarme porque soy periodista. A menudo me gustaría ponerme en contacto con extraños cuando investigo para una historia, y a veces es algo difícil de hacer. Si trato de enviar un mensaje en Facebook, éste estará escondido en su bandeja de entrada si no soy su amigo, a menos que le dé dinero a Facebook. LinkedIn querrá que me inscriba a una cuenta premium antes de permitirme enviar un mensaje privado a alguien. Twitter permitió enviar mensajes directos a las personas que te siguen pero sólo durante algún tiempo, pero dio marcha atrás y ahora tienes que tuitear públicamente a alguien para obtener su información de contacto privada o rogarles que te sigan de vuelta.

Muchas de estas formas de mensajería establecen un vínculo forzoso para lograr una conexión (al hacerse amigos o seguirlos) sólo para intercambiar un mensaje o dos, y en algunos casos, revela más información acerca de ti, dándoles acceso a tu perfil. De lo contrario, tendrías que escribir lo que quieres decirle de forma pública en su muro. Aunque requiere la respuesta de la persona a la que deseas contactar, el enfoque de Google parece menos complicado, y al final del día, no expone horriblemente tu información privada. Sólo podrás ver la dirección de correo electrónico de una persona si ésta te escribe de vuelta. Y te permite hacer algo que probablemente mucha gente habría podido hacer: las direcciones de correo electrónico de la mayoría de la gente son bastante fáciles de adivinar.

Cada vez que Google realiza un cambio en la forma en que la información se comparte, es fácil sacar las antorchar, pero esta vez, creo que los críticos deberían guardarlas, o al menos prestárselas a aquellos que están enloqueciendo por el caso Nest.

 

Siguientes artículos

Millennials representarán el 50% del consumo global en 2017
Por

No son sólo jóvenes que buscan trabajos satisfactorios y una buena vida, la llamada generación X tendrá el consumo por e...