Detrás de cada invento y proyecto disruptivo en México, existe una reformulación y reconocimiento de la fuerza, independencia y talento mexicano, elementos que no dejan del lado la calidez humana, la creatividad local y el sentido de comunidad. Aquí diez nombres, historias y proyectos que nos inspiran a crecer aún más, con el orgullo y la convicción de cambiar las reglas del juego.

1. José Antonio Casas

Con el know how de Casas y el sazón del chef Antonio de Livier se levantó una de las ideas más arriesgadas y sabrosas de la Ciudad de México: Caldos Ánimo, un local que hoy ya cuenta con tres sucursales y que apela a uno de los platillos más entrañables del país, pero con un giro de tuerca interesante. Su célebre “birriamen” es una oda al sincretismo gastronómico entre la icónica birria “quitacrudas” de México con el ramen japonés.

Una idea sólida, el arrojo y creatividad mexicanos, así como una confianza en las ideas propias llevarán a Caldos Ánimo a cerrar 2018 con cuatro sucursales y cerca de 20 mdp en ventas.

2. Carlos Glatt

Carlos Glatt encontró en La Estufita la respuesta a un problema muy poco atendido por las organizaciones encargadas de brindar mejoras globales para la salud: la intoxicación por cocinar con leña. La Estufita es una cocina de tan sólo 500 gramos de peso, la cual utiliza un combustible líquido basado en el gas natural, sencillo de transportar, ya que no necesita tanques pesados a presión, ni tuberías.

Hoy, el invento de Glatt ha dado la vuelta al mundo como la respuesta más económica a esta problemática, beneficiando a más de 5,000 familias a la fecha y contando.

3. Giselle Mendoza

¿”Plástico” hecho a partir de la naranja? Suena bien, pero la realidad es mejor aún. En 2015, la estudiante mexicana de economía Giselle Mendoza, estudiante de 21 años de edad del TEC de Monterrey, le dio forma de startup a uno de sus sueños: crear una empresa ecológica rentable y con impacto social.

El resultado es un potente proyecto con la posibilidad de desarrollar un bioplástico elaborado a partir del residuo de la naranja, su cáscara y bagazo, 100% biodegradable en cerca de 90 días, con potencial de aplicaciones en la industria biomédica, envasado y embalaje, alimentos y agricultura.

4. Geno+

Uno de los principales desafíos en torno a la salud mundial gira en torno a la diabetes, un padecimiento que afecta a cerca de 387 millones de personas en el mundo.

Mejorar la calidad de vida de las personas es la principal encomienda de los mexicanos Armando Sanders, Gabriel Guillén, Rosaura Aparicio y Sergio Sánchez, quienes fundaron hace dos años la startup Geno+, que busca impulsar la medicina de precisión en México, un concepto que podría mejorar el tratamiento de personas ya enfermas, incluso con otras enfermedades y padecimientos crónico-degenerativos.

A través de un análisis de sangre y un cuestionario pormenorizados, Geno+ introduce toda la información en un software desarrollado en casa, apoyado con Inteligencia Artificial, el cual arroja un panorama de cómo se presenta el futuro en cuestión de salud para cada persona.

5. Andrea Sarabia

Esta doctora mexicana trabaja en un objetivo claro: mejorar la salud y el desarrollo de las mujeres embarazadas que viven en las comunidades más apartadas del estado de Guerrero. Fue así como fundó Luzi, proyecto que tras años de esfuerzo se ha convertido en un valiosa herramienta de alta tecnología, con la capacidad de evaluar de forma sencilla el estado que tienen las madres durante el embarazo.

Se prevé que el proyecto vea pronto su realización comercial su producto en instituciones de salud públicas, y así poder potenciar su eficiencia, mejorando la calidad de vida de miles de mujeres mexicanas que no son atendidas de forma correcta en México.

6. Alejandro Souza

No es un huarache de masa azul ni una pizza exótica y tropicalizada por el ingenio mexicano. Pixza es mucho más que un manjar arriesgado con 40% menos gluten que una pizza regular. También estamos frente a un proyecto de emprendimiento social que devuelve algo de valor a su comunidad.

El proyecto de Souza, Alejandro y Luis Yáñez busca alimentar a las personas con carencia alimentaria mayores de 18 años, apoyándolas para conseguir empleo ya sea en Pixza o en otra empresa amiga. Por cada rebanada comprada se apoya a los productores locales y a la gente en situación de calle. Suena bien, sabe mejor.

7. Jordi Muñoz

Muñoz es el célebre “nini” que llegó a las grandes ligas de los drones. Antes de cumplir 30 años fue rechazado en dos ocasiones por el sistema de educación superior público que tenía la única carrera afín a sus talentos (aeronáutica). Tras trabajos precarios, circunstancias familiares adversas y un sinfín de obstáculos más, hoy Jordi es uno de los orgullos mexicanos de la tecnología más sonados de los últimos años.

Hoy, su empresa 3D Robotics, fábrica de drones no militares que lo dio a conocer mundialmente, tiene en su plantilla a 150 empleados divididos entre Berkeley, San Diego y Tijuana. Además, la firma desarrolla un sistema de control para aviones, que es el cerebro que se utiliza en cualquier tipo de aeronave, ya sea helicóptero, multicopter o avión, y que le permite volar de una manera completamente autónoma.

8.  Joel Hernández

Este emprendedor jalisciense de 22 años lleva su creatividad y talento al desarrollo de Openbook, una red social hecha por y para los usuarios, segura (encriptación de la información) y que, a diferencia de Facebook, privilegia el contenido de los usuarios sobre la publicidad y evita engorrosos dilemas contemporáneos como las fake news.

¿La mejor parte? El 30% de las ganancias del proyecto van para cFounders Pledge, programa sin fines de Lucro en Reino Unido, en el cual los empresarios donan parte de sus ingresos para proyectos de educación, sanitización y atención a problemas de salud mental.

9. Joaquín Trujillo

Tras sortear bloqueos y obstáculos desde 2011, entre condiciones locales precarias, inseguridad, burocracias e incluso la volatilidad cambiaria, Ticket Box, el proyecto de venta de boletos de este veracruzano, ha logrado abrirse paso en un escenario cuasimonopólico, a través de 14 puntos de venta en las principales ciudades de Veracruz, además de un sitio web óptimo, una app y su página de Facebook. Ticket Box factura cerca de 70 millones de pesos anuales por el rubro de eventos, sin contar tours y atracción.

10. Carlos Zonana

Un medio de comunicación con conciencia social. En menos de una década, el proyecto de Zonana, Ecoosfera se ha convertido en la página de internet sobre sustentabilidad y medio ambiente más leído de América Latina, con 60 millones de lectores en el último año. Un crecimiento que hoy se traduce en 20 millones de pesos de beneficios.

La grandeza está en los que cambian las reglas del juego #ChooseGreat

También te puede interesar:

La nueva grandeza del cine mexicano

 

Siguientes artículos

Estos son los retos para AMLO en la agenda internacional
Por

La crisis humanitaria en Tijuana, donde han llegado miles de centroamericanos, es el primer y más importante desafío en...