El gobierno de Andrés Manuel López Obrador experimenta su primera turbulencia. ¿La razón? el fin del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el pago de los bonos emitidos para su construcción.

En su primera conferencia de prensa como presidente el político tabasqueño  trató de calmar a los tenedores de la deuda aeroportuaria y empresarios. “Es nuestra palabra que los accionistas no pierdan estas inversiones. Se va a garantizar a todos el respaldo de las acciones para inversionistas y contratistas”, comentó.

Simultáneamente, el fideicomiso del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAIM) lanzó una oferta para recomprar hasta 1,800 millones de dólares (mdd) de bonos internacionales (MEXCAT). Pero la recompra no es suficiente para cubrir el monto total de forma inmediata y aún falta saber si los inversionistas accederán a su plan.

Mientras la nueva administración pilotea hacia un acuerdo sin sobresaltos,  te contamos la historia de los bonos, desde su lanzamiento hasta su eventual crisis con el nuevo gobierno.

PUBLICIDAD

 

¿Qué se emitió?

Como parte de su estrategia de financiamiento, el 22 de septiembre de 2016, Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México colocó un bono verde (usados en proyectos sustentables) por 1,000 millones de dólares con una tasa de 4.25% con vencimiento en 2026, y otro más por 1,000 mdd, con una tasa de 5.50%, cuyo vencimiento sería en 2046.

Casi año después, el 13 de septiembre de 2017, la empresa estatal emitió más deuda en dos tramos: un bono por 1,000 mdd, cuya tasa fue de 3.87% con vencimiento en 2028. El otro bono fue por 3,000 mdd al 5.50% con vencimiento en 2047.

Los 6,000 millones de dólares de deuda verde serían utilizados para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. “Este financiamiento no constituye deuda pública y será pagado con los flujos excedentes que el propio aeropuerto genere”, agregó GACM en un comunicado.

En este punto aparece  la Tarifa del Uso Aeroportuario (TUA), que pagan los viajeros, fundamental para el financiamiento del Nuevo Aeropuerto. Este recurso se usa como garantía para colocar bonos y pedir créditos en dólares.

 

El ‘barril sin fondo’

El 9 de diciembre de 2017, el entonces precandidato del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dijo en el Estado de México que en Texcoco el gobierno de Enrique Peña Nieto estaba construyendo “un barril sin fondo”, donde prácticamente estaba tirando el dinero.

“Es un desperdicio, pero lo vamos a resolver construyendo dos pistas, como ya hemos explicado”, agregó.

Tras haber ganado la elección presidencial el 1 de julio de 2019, López Obrador prometió una consulta popular.

El 19 de septiembre, Javier Jímenez Espriú, hoy Secretario de Comunicaciones y Transportes, dijo a Forbes México que los bonos comprometidos “se utilizarán en otra cosa, en la construcción de la opción adecuada”.

Tras la consulta realizada entre el 25 y 28 de octubre, López Obrador anunció el 29 de octubre la cancelación del proyecto y dijo que era posible que siguieran los contratos.

Horas después. la calificadora de riesgo crediticio, Moody’s, bajó la nota de los bonos, y la dejó solo un escalón arriba del grado especulativo.“Nuestra evaluación de un perfil crediticio del Mexcat como resultado de una Tarifa Única Aeroportuaria significativamente más bajas y la capacidad de generación de efectivo esperada en los próximo cinco a 10 años podría también llevar a una rebaja”.

 

Nuevas turbulencias

El domingo por la tarde, circulaba la versión de que el proyecto aeroportuario continuaría para evitar demandas de tenedores de deuda y contratistas.

En su primera conferencia de prensa, el presidente mexicano prometió que, el martes 4 de diciembre, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ampliará la información sobre los bonos y pagos con contratistas, y adelantó que el fideicomiso del aeropuerto en Texcoco seguirá operando para responder los compromisos contraídos con inversionistas.

 

Siguientes artículos

Los precios de garantía no distorsionarán el mercado: Villalobos
Por

Solo en maíz, los beneficiados suman 1.6 millones de productores. También tendrán precios de garantía productores de fri...