No siempre en la vida adulta es cuando obtenemos nuestra primer tarjeta de crédito, es más en la adolescencia o en esos años, cuando los jóvenes comienzan a enfrentarse con cuestiones como las finanzas.

Tener en cuenta fechas de corte, anualidades y un sin fin de cosas que nunca te atreviste a preguntar es lo principal, pero con esta guía podrás solicitar tu primer plástico, sin quedar endeudado desde el inicio.

Las tarjetas de crédito, como la vida, son un arma de doble filo. Pueden ser tus mejores aliadas, pero si no las manejas con precaución pueden convertirse en una pesadilla, así que antes de conseguir la tuya ten en mente estos “preceptos” básicos:

Hay que pensar que una tarjeta de crédito, no es una extensión de tu sueldo y fundamentalmente, lo mejor es solo comprar bienes o servicios que duren más que el tiempo en el que lo pagarás.

No pagues solo el pago mínimo mensual y ten cuidado con acumular los meses sin intereses. Siempre ten en mente que el dinero que estás usando con esta tarjeta, no es tuyo, sino del banco y que en algún momento lo tendrás que pagar… con intereses.

Requisitos

Pasadas las recomendaciones para su uso, en términos generales, éstos son los requisitos necesarios para cualquier solicitud de tarjeta de crédito en el país:

Tener la mayoría de edad, aunque la edad idónea para sacar una tarjeta de crédito por primera vez es entre 20 y 30 años.

Presentar constancia de tus ingresos, siendo ideal unos ingresos mínimos comprobables de por lo menos 6,000 pesos al mes.

Punto que suma: tener un plan de telefonía celular a tu nombre y presentar comprobante de pago o factura.

Presentar un comprobante de domicilio actual e identificación oficial vigente con fotografía y firma.

Obviamente, suma tener una cuenta de cheques y/o ahorro con la institución emisora, de más de seis meses de antigüedad y movilizar un promedio de efectivo mayor al 10% del límite al que aspiras.

Pero pese a esto, hay probabilidades que no acepten tu solicitud. En un artículo publicado no hace mucho en Milenio, al 31% de los mexicanos se les niega su solicitud de crédito. Por lo general esto se debe a que solicitamos el crédito a la ligera.

Lo que hay que saber

Y por supuesto que antes de meterte en situación de tarjetas de crédito existen algunos términos que hay que aprender. A continuación, un pequeño glosario tarjetahabientes principiantes:

CAT: Se trata del Costo Anual Total, una cifra que te ayudará a comparar entre las distintas tarjetas, pues se trata de una suma de las comisiones e intereses de cada producto.

Estado de Cuenta: Este es el documento en el que podrás ver el total de tus compras, comisiones y total a pagar.

Pago mínimo: Es el mínimo de aportación a la deuda que has generado al pagar con la tarjeta. Toma en cuenta que la mayor parte de este pago se va a intereses.

Pago para no generar intereses: Como lo dice su nombre, este es un pago que deberás dar (cada mes, según tu estado de cuenta) para evitar crear intereses de tus compras.

Fecha de corte: Es el día en el que se cierran los consumos del mes, eso quiere decir que las compras que hagas hasta ese día aparecerán en tu estado de cuenta del mes.

Fecha límite de pago: El último día para saldar tu deuda sin ser atacado por los intereses moratorios.

Saldo: La cantidad de dinero disponible en tu tarjeta.

Recomendaciones

Claro está que la recomendación es evitar tener varias tarjetas y gastar un poco con cada una si no es por algún beneficio puntual o particular. Realmente los hay, pero controlar esto te beneficiará.

El costo de mantención de cada plástico suele ser mayor al beneficio ofrecido y si va a pagar cuotas, hay que pensar bien en si se puede hacer frente a todas las mensualidades, ya que muchas veces nos surgen irremediables gastos extra que atentan contra esos pagos.

Chequear las transacciones que se realizan con la tarjeta y guardar siempre los comprobantes, es principal para no tener sorpresas.

La clave personalizada que elijas para tu primera tarjeta de crédito, debe ser memorizada por ti: es personal e intransferible, además de absolutamente secreta.

Siempre que puedas, intenta pagar el total de tu resumen y evitarás que se te acumulen intereses por pagos en cuotas, que es donde está el verdadero negocio de bancos y tarjetas.

En la medida en que hagas buen uso de tu primera tarjeta de crédito, iras adquiriendo un buen perfil crediticio que te traerá beneficios futuros y evitará dolores de cabeza, por deudas no resueltas.

¿Cómo elegir?

Parece evidente, pero no lo es: lo primero que debes tomar en cuenta antes de elegir es qué uso le darás a la tarjeta. De eso dependerá cuál es el plástico más adecuado para contratar.

Si quieres viajar, entonces debes optar por aquellas que te den millas y seguros de viajero; sin embargo, si lo que buscas es crear un historial crediticio lo mejor es que te limites a alguna tarjeta con una anualidad muy baja.

La pregunta de si deberías preocuparte por la tasa de interés, depende de cómo decidas pagar tus gastos. Si planeas pagar cada mes el total del pago para no generar intereses, entonces no deberás preocuparte mucho por esto.

Pero si lo que planeas es solo pagar el mínimo de pago para evitar generar intereses moratorios, entonces toma en cuenta que deberás agregar la tasa de interés a tu deuda. De esta forma tu creas tu propia trampa, cayendo en el sistema de crédito.

También es importante que sepas que en este caso, los intereses no se calcularán según tu deuda después de pagar el mínimo, se hará según el total a pagar.

En definitiva, para tu primer tarjeta de crédito, un servicio básico puede ser la mejor opción, debido a que la anualidad suele ser la más baja y la tasa de interés, moderada.

Hay que tener en cuenta que cuando compras a meses sin intereses no se cobra tan solo la proporción al mes, sino el total del artículo. Tu crédito en tarjeta, por ejemplo, si compras algo de 100 pesos a 5 meses sin intereses y tu crédito es de 200, de tu saldo se congelará en 100 pesos, quedando con 100 disponible) y conforme vayas pagando mes a mes se irá liberando.

Con información de Rankia, El Universal e Ingreso Pasivo Inteligente.

También te puede interesar:

El (difícil) arte de venderle al gobierno de la 4T

 

Siguientes artículos

Nueva norma de Semarnat incrementa la venta de vehículos pesados
Por

La NOM-044 que busca regular la emisión de contaminantes de vehículos que utilizan el diesel como su combustible, provoc...