En esta ocasión quiero hablarte de esta increíble y milenaria cultura, la china.

Cultura que empezó a invadir el mundo, el siglo pasado, y que hoy goza de un reconocimiento mundial en términos de negocios.

Pero ¿Cómo piensan aquellos chinos que salieron de China, para buscar oportunidades en otras partes del mundo y lo más importante como hacen para enriquecerse?

Primero que nada, debo decirte que todo comenzó con la comida, cuando algunos emigraron a EU, y tras amasar algo de dinero, buscaron poner un negocio de este tipo.

PUBLICIDAD

Al principio no tuvieron éxito, porque como sabemos el negocio de comida en el siglo pasado, tenía mayor resistencia culturalmente hablando, y a decir verdad la comida china que conocemos en distintos países de habla hispana es la que nació en los ángeles, pues esta ciudad fue paso de muchos chinos por el mundo y para lugares de centro y Sudamérica de ahí que veamos muchos en países como México y Perú.

No obstante, esta mecánica que hizo que muchos empezaran a trabajar en restaurantes, también se ha replicado en lugares de Europa como España e Italia, haciéndonos ver que existe un modelo de pensamiento que se ha replicado por distintas generaciones y hacen que los chinos crezcan económicamente, aun viniendo de los estratos más bajos a nivel socioeconómico.

¿Cómo funcionó para ellos? Primero que nada, debes saber que el chino enseña a hacer las mismas cosas a otros chinos y esto es la base de todo.

Aquí algunas claves de la forma y el fondo de su pensamiento que le ha hecho construir riqueza a base de disciplina y constancia.

Los Restaurantes y cómo los chinos se ayudan.

Contexto:

Sabemos que la sobrepoblación en china ha sido un problema muy grande, así como la pobreza y falta de oportunidades que ello genera.

Muchos de ellos han sabido vivir hacinados en grandes ciudades. Compartiendo el lugar que habitan con muchos integrantes cuestión que ha repetido con cierta lógica el emprendedor chino, dueño de restaurantes.

Bases:

Un chino siempre preferirá contratar a otro chino. Primero por porque sabe que son personas de trabajo duro. Segundo por ayudarle y tercero porque le explotara hasta que este junte lo suficiente entonces pasara a la fase de aprendiz.

Lo que hacen los chinos empresarios en muchos casos, al contratar a otros chinos, es garantizar mano de obra muy barata, y otro negocio alterno, la vivienda del mismo trabajador, por lo que le restara de su salario, una parte importante por darle vivienda.

Que como se ha visto en distintos estudios, e incluso en documentales, funciona así en diferentes partes del mundo.

El patrón le permite trabajar con goce de sueldo bajo, y a esto le resta la vivienda donde llega a hacinar a varios en un mismo cuarto, teniendo a muchos de ellos en condiciones similares a las de las grandes ciudades de china.

No obstante, es aceptado por el empleado que sabe que tendrá que trabajar muchos años hasta acumular el dinero suficiente. Para después pasar a la fase de aprendiz y terminar hasta poner su propio negocio, y ayudar a otros. Siendo apoyado por sus mismos ex patrones, quienes alguna vez le explotaron. Por ser una forma de pasar “la prueba” y conocer el negocio.

Así que vemos:

  • Que se emplean entre ellos.
  • Que consiguen generar acuerdos de aprendizaje entre ellos.
  • Que solventan sus necesidades con lo mínimo.
  • Que el empresario busca ganar más dinero mientras cubre las necesidades básicas de sus empleados con lo mínimo (y que es un acuerdo común, dado la propia cultura, de la que vienen, con tanta carencia y falta de oportunidades en muchos casos, que lo aceptan porque es la forma en la que viven incluso allá, pero con la oportunidad de vivir con el paso de los años: el sueño chino.

Esta forma de contemplar el negocio, no sólo nos habla de persistencia sino de comprensión de lo básico y ahorro para después invertir, independientemente de la explotación que les implica y a las que se someten.

Los que logran aprenden a vivir con lo mínimo, comprendiendo la mecánica, para emplear la fórmula de la riqueza hasta tener su propio restaurante chino, amasan grandes fortunas, aun viniendo de la pobreza.

Más allá de establecer un juicio de valor, respecto a la explotación, será importante aprender de los aciertos que llevan a los chinos ser leales con ellos y hacer que otros vivan con las oportunidades y riquezas que ellos gozan a través de la enseñanza y el trabajo. Con ello me despido de ti con cuatro palabras simples: Ahorro, disciplina, constancia e inversión.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Coaching

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Buyer Journey, evolución firme en la era digital
Por

Buyer Journey, ha evolucionado, no sólo funciona para cubrir necesidades, sino que también cumple deseos hasta el grado...