El Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos o IEEE, que tiene su sede en Nueva Jersey, Estados Unidos, pero que se considera un organismo global, ahora ha eliminado a Huawei de su membresía tras la decisión de la administración Trump de agregar a la compañía china a su lista de entidades “prohibidas”.

El IEEE es la asociación profesional técnica más grande del mundo y con más de 423,000 miembros provenientes de alrededor de 160 países, proporciona un importante punto de entrada para la colaboración internacional de investigación.

También juega un papel crítico en el establecimiento de estándares globales de la industria para diversas tecnologías, incluida la inteligencia artificial. La organización también contribuye con alrededor del 30% de las publicaciones publicadas a nivel mundial.

Excluídos

Ahora que los investigadores de Huawei han sido prohibidos, ya no pueden revisar ni editar los artículos en el sitio web o archivo digital de IEEE. Todavía pueden seguir ejerciendo sus derechos de voto, estar presentes en reuniones financiadas por el IEEE, presentar documentos técnicos para su publicación y participar en el establecimiento de normas. Básicamente, Huawei ya no puede participar en las actividades que están abiertas al público.

No obstante, la exclusión del proceso de revisión por pares puede ser perjudicial para el plan de Huawei de convertirse en el líder en el suministro de soluciones 5G y tecnologías de ciudades inteligentes. Los investigadores de Huawei ocupan muchos puestos importantes dentro del IEEE y han contribuido en muchos artículos.

Tras la prohibición, numerosos investigadores expresaron su indignación. Un investigador de nanotecnología chino, Zhang Haixia, se retiró del comité editorial de IEEE para protestar por la decisión. Dijo que el IEEE no es una organización de los Estados Unidos y, por lo tanto, no ha funcionado con integridad profesional al aceptar la decisión del gobierno.

Del mismo modo, el profesor Zhihua Zhou de la Universidad de Nanjing también dijo que el gobierno de los Estados Unidos no debería dictar el funcionamiento del IEEE por sus motivos políticos.

Apolíticos, pero…

Sugirió que IEEE debería transferir su registro a Suiza. Actualmente, la organización está registrada en Nueva York, pero afirma ser un organismo no político y global que trabaja en beneficio de la humanidad.

Para defender su decisión, IEEE dice que si no cumple con las órdenes del gobierno, corre el riesgo de enfrentar graves implicaciones legales. Como introducción rápida, Huawei ha sido agregado a la lista de entidades por la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, lo que significa que la compañía no puede comprar tecnología de origen en los Estados Unidos sin la aprobación del gobierno. No está claro por qué el IEEE considera que el proceso de revisión por pares es una exportación.

En este momento, Huawei está en rojo, ya que varios socios clave de la cadena de suministro, como Google, ARM y Qualcomm, han cortado sus lazos para mantenerse en línea con la ley.

Aunque es probable que EU y China alcancen algún tipo de acuerdo en junio, la compañía está intensificando sus esfuerzos para volverse autosuficiente. Por ejemplo, ha confirmado que está desarrollando su propio sistema operativo.

Sin embargo, volverse autosuficiente no es tan fácil como parece. Si bien algunas cosas, como el software, simplemente no parecen ser la taza de té de la compañía, otras involucran patentes, lo que significa que cortar la dependencia es algo imposible.

Anteriormente, la Asociación SD, WiFi Alliance y Bluetooth SIG también habían cancelado la membresía de Huawei, pero ahora ha sido restaurada.

También te puede interesar: 

Es necesario invertir en la nueva justicia laboral: especialista

 

Siguientes artículos

Crecimiento de la novedosa clase obrera digital
Por

Empresas están redefiniendo relaciones sociales y reorganizando el conocimiento a través de algoritmos que no necesariam...