La implementación del nuevo esquema de justicia laboral establecido en las reformas a la Ley Federal del Trabajo publicadas el pasado 1 de mayo, resultará imposible si el gobierno federal no destina recursos cuantiosos para la creación de los centros de conciliación de las entidades federativas en sustitución a las Juntas de Conciliación y Arbitraje y la capacitación de los jueces y defensores de los trabajadores.

La transición al nuevo esquema podría demorar hasta cuatro años, sólo en caso de que la administración de Andrés Manuel López Obrador integré una cantidad de recursos considerable anualmente, coincidieron expertos en derecho laboral.

Lee también: Reconocen líderes reforma laboral; “pero falta más”: sindicatos

“Para la implementación de la gran reforma penal el gobierno invirtió nueve años de dinero en recursos y cambios de conductas. Para la reforma laboral se tiene que dar entre tres y cuatro años para cambiar de paradigmas. Si no se da dinero suficiente, recursos, técnicos, nuevas herramientas, mucho capital humano va a ser imposible”, detalló Luis Díaz Mirón Socio en Bufete Díaz Mirón y Asociados durante su participación en el foro “La Reforma Laboral: Oportunidades y soluciones en las relaciones organizacionales” organizado por la consultora Mercer.

Las modificaciones aprobadas en el Congreso de la Unión establecen que desaparecerán las Juntas de Conciliación y Arbitraje y creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral mismo que realizará la función conciliadora en materia federal y llevar el registro de los contratos colectivos de trabajo, reglamentos interiores del mismo y de las organizaciones sindicales.

La reconciliación y la transición democrática

Asimismo, la reforma laboral ordena la creación de los centros de conciliación de las entidades federativas mismos que se constituirán como organismos públicos descentralizados de la respectiva entidad federativa que tendrán el número de delegaciones que se considere necesario constituir y contarán con personalidad jurídica y patrimonio propio.

Además, determina que corresponde a los Tribunales del Poder Judicial de la Federación o de los Tribunales de las entidades federativas, el conocimiento y la resolución de los conflictos de trabajo que se susciten entre trabajadores y patrones derivado de las relaciones de trabajo o de hechos relacionadas con ellas.

En ese sentido, los tribunales estarán a cargo de un juez y contarán con los secretarios, funcionarios y empleados que se juzgue conveniente.

Aunque los artículos transitorios de la Reforma Establecen que el Centro Federal de Conciliación Laboral iniciará funciones en un plazo no mayor a dos años y tres años en el caso de los tribunales, también determina que será “atendiendo las posibilidades presupuestales”.

Por ello señaló la importancia de destinar al proceso de cambio los recursos necesarios.

Te puede interesar: El sexenio de Peña fue de precarización salarial: Luisa María Alcalde

 

Siguientes artículos

Qué esperar del segundo semestre del gobierno
Por

Pareciera en una impresión de bote pronto, que la polarización social que se había generado y que estaba dejando activos...