El descontento de Latinoamérica con sus sistemas de gobierno y de la democracia aumentó 20 puntos ya que pasó de 51% a 71% en ocho años, además la indiferencia de los ciudadanos de vivir entre un sistema democrático a uno autoritario subió de 16% a 28% desde 2010, especialmente en los jóvenes de 16 a 26 años, detalló el Latinobarómetro.

Estos índices son la razón por la que 40 expertos, intelectuales y políticos de Estados Unidos y Europa y la región se reunirán para analizar al estado, desafíos y oportunidades en el Coloquio sobre el futuro de la democracia en Santiago de Chile desde este 27 de noviembre.

Los responsables de este encuentro son el Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

PUBLICIDAD

Ricardo Lagos, expresidente Chile; Laura Chinchilla ex mandataria de Costa Rica y Luis Alberto Lacalle exlíder de Uruguay fueron invitados e inauguraron el evento, donde en tres días debatirán la corrupción en las instituciones y el desafío para recuperar la confianza 40 años después de la tercera ola democrática de Latinoamérica.

Daniel Zovatto, director regional paraLatinoamérica y el Caribe de IDEA Internacional, expuso que existen dos razones fundamentales de la decepción con la democracia: “Por una parte, las instituciones políticas han quedado desfasadas. Tenemos instituciones del siglo XIX, con paradigmas del siglo XX, para gobernar sociedades complejas del siglo XXI. La segunda causal es la falta de resultados”.

Puedes leer: Colombiana Ecopetrol invertirá hasta 4,000 mdd en 2019

El director Zovatto destacó que Latinoamérica no busca autoritarismo, sino que sus gobiernos los escuchen, gobiernen con transparencia y den respuesta oportuna y eficaz a sus nuevas expectativas y demandas.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal explicó que los latinoamericanos están buscando resultados cuantificables en empleo, seguridad social, educación, igualdad de género, pensiones dignas, seguridad ciudadana, trato a las minorías étnicas y no únicamente participación.

“Las nuevas tecnologías cambian totalmente la forma de entender y hacer política. En el siglo XX y comienzos del XXI, era vertical: habla el líder y define la línea hacia dónde quiere ir, el partido toma definiciones y la ciudadanía escucha y opina cuando hay elecciones. Hoy en día, en cambio, la política es horizontal”, expresó el chileno Lagos.

 

Siguientes artículos

Fitch baja calificación de Nicaragua
Por

La agencia sostuvo que el gobierno está bajo presión internacional por su manejo de una ola de protestas.