Los más de 50,000 empleos directos que genera la industria del juego en México, estarían en peligro, por lo que es necesario que las autoridades otorguen facilidades para el diferimiento de impuestos, advirtió la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México (AIEJA).
 
Tras mes y medio de parálisis absoluta de las salas y ante un inminente escenario de crisis económica, donde se espera que los jugadores demoren en regresar a los casinos, el presidente de la AIEJA, Miguel Ángel Ochoa Sánchez, reitera la urgencia de adopción de medidas fiscales para estos meses de contingencia nacional, para un sector que genera cerca de 5 mil millones de pesos al erario público federal y alrededor de 2 mil millones suplementarios a Estados y Municipios en los cuales operan.

También lee: Los casineros piden apoyos fiscales al gobierno
 
La industria del juego, dijo, “no pide la condenación de sus obligaciones fiscales, solamente requiere, al igual que la mayoría del sector productivo, considerar la posibilidad de diferir ciertos pagos, reducir temporalmente algunos requerimientos y ofrecer cierta flexibilización del cronograma del Sistema de Administración Tributaria (SAT)”.
 
Ochoa Sánchez recordó que, la industria del entretenimiento no es ajena a lo que padece el resto del sector productivo en nuestro país. Y si la situación fuese a perdurar, los estragos serían terribles para México, al generar el cierre de negocios, pérdida de empleos, reducción de mercado y caída de la recaudación tributaria. “Todavía, estamos a tiempo”, aseveró el líder casinero.
 
De igual forma, celebró las medidas que algunas entidades federativas han implementado a raíz de la contingencia sanitaria del Covid-19.
 
“Cabe recordar que las salas de juego fueron los primeros espacios en cerrar puertas de manera voluntaria en la gran mayoría de los estados de la República, acatando con mucha celeridad las medidas de prevención, recomendadas tanto por la Organización Mundial de la Salud, como por el Consejo Nacional de Salud, sobreponiendo la salud de nuestros clientes y trabajadores, por encima de las consideraciones económicas”, comentó el presidente de la AIEJA.
 
El directivo advirtió que, si la situación lo amerita, algunos permisionarios contemplan la posibilidad de traspasar a un consorcio más grande algunas salas, incluso, podrían declararse en quiebra ante la Secretaría de Gobernación.
 
Hasta antes de la pandemia, los casinos en México representaban el 0.5% del producto bruto interno, con poco más de 4 millones de clientes al año y 380 establecimientos abiertos; al tiempo de generar 50,000 empleos directos y 150,000 indirectos, además de programas de compras a proveedores locales y apoyo a las comunidades en donde las salas operan.

 

Siguientes artículos

Televisa
Televisa desafía a Telcel, de Slim: lanzará servicio de telefonía móvil
Por

En lugar de construir infraestructura, funcionará como un Operador Móvil Virtual, y comenzará ofreciendo servicio a los...