La inflación de la primera economía europea, se desaceleró a 0.1% en diciembre, desde una lectura del 0.5%, lo que aumenta la presión sobre el BCE para que anuncie nuevas medidas para que la inflación se ubique en la meta por debajo del 2%.

 

 Reuters 

 

PUBLICIDAD

La inflación anual en la mayor economía de Europa, Alemania, se desaceleró a su menor nivel en más de cinco años en diciembre, lo que aumentaría la presión sobre el jefe del Banco Central Europeo, Mario Draghi, para que anuncie nuevas medidas este mes a fin de evitar una espiral deflacionaria en la zona euro.

Datos preliminares mostraron el lunes que la inflación anual-armonizada de Alemania para su comparación con otros países europeos- se desaceleró a apenas 0.1%, desde 0.5% en noviembre.

La inflación alemana anual en términos no armonizados avanzó 0.2% en diciembre en relación al año pasado, y respecto a 0.6% en el mes anterior.

Ambas lecturas no alcanzaron las expectativas de economistas encuestados por Reuters y representaron las cifras más bajas desde octubre de 2009.

La desaceleración, que fue impulsada por la caída en los precios de la energía, reforzó las expectativas de que el BCE decidirá en una reunión este mes comprar la deuda de los gobiernos de la zona euro, con el fin de llevar la inflación de nuevo hacia su objetivo de apenas por debajo del 2%.

“Es muy posible que la tasa de inflación en la zona euro se torne negativa”, dijo Holger Sandte, economista de Nordea Bank.

“Eso aumenta la probabilidad de que el BCE anuncie un programa de compra de bonos el 22 de enero”, agregó.

La publicación de los datos de inflación para los 19 países de la zona euro está prevista para el miércoles.

La evidencia de una desaceleración en la inflación alemana se conoce después de que Draghi ofreció un extensa entrevista al diario alemán Handelsblatt en la que advirtió que los riesgos a la baja para la estabilidad de los precios han aumentado en el ultimo semestre.

También confirmó que el BCE está listo para introducir nuevas medidas de ser necesario a inicios del 2015. Existen fuertes especulaciones de que Draghi podría anunciar planes para compras masivas de bonos del gobierno de la zona euro- una medida conocida como alivio cuantitativo- a fin de frenar la amenaza de una deflación.

Los datos de inflación podrían darle argumentos adicionales para convencer a los indecisos miembros del Consejo de Gobierno del BCE de respaldar un estímulo monetario, aunque el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, ha destacado que se opondrá a esa medida.

 

 

Siguientes artículos

El mundo necesita capitalismo
Por

Se equivocan aquellos que piensan que la depresión actual fue consecuencia de las “contradicciones” del capitalismo: es...