La temperatura del debate por el aumento al salario mínimo empieza a elevarse entre diversos sectores a mitad de año y con el registro de una tasa anual de inflación de 6.17%, la más alta en ocho años.

En diciembre del año pasado se estableció que a mitad de año se llevaría a cabo una revisión de este ingreso tomando en cuenta las condiciones económicas, recordó Héctor Rubio, integrante de la organización civil Acción Ciudanía Frente a la Pobreza.

“El año pasado se marcó un punto de inflexión para la coreografía que duró 40 años (de la discusión del salario mínimo). Se argumentó que tenía que ser suficiente para garantizar el nivel de vida del trabajador y su familia, que se define por el costo de la canasta básica”, señaló Rubio.

La línea de bienestar mínimo, es decir el costo de la canasta básica, es de 1,400.27 pesos, en tanto que la línea de bienestar es de 2,822.69 pesos, esto es 421.49 pesos menos que el salario mínimo de un mes.

PUBLICIDAD

Lee también: Inflación, sin freno: asciende a 6.1% en mayo

Durante los siguientes meses, la inflación pudiera ganarle la partida al crecimiento del empleo, en caso de que se refleje el costo de la inflación en los productos alimentarios, advirtió en un su último informe el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Sin mejoras en los ingresos de los trabajadores y sin mantener el crecimiento económico, “una parte de lo ganado en los últimos dos años podría perderse”, advirtió la Coneval.

El informe destacó que en el mes de abril se registró el mayor número de empleos formales en los registros del IMSS; además, la tasa de desocupación ha sido la más baja en los últimos nueve años, lo que ha apoyado al crecimiento de 2.8% del PIB en el primer trimestre de 2017.

Aunque organismos empresariales y sindicatos se pronuncian a favor de un primer aumento en el año de a 94 pesos, es decir 14 pesos más del salario mínimo actual, sus pronunciamientos no han sido contundentes.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coprmex) señaló que el sector privado tiene un consenso para subir el salario mínimo, pero al solicitar una entrevista con alguno de sus representantes argumentaron que “por cuestión de negociaciones” no declararían más del tema.

Te puede interesar: Carstens advierte repunte temporal de inflación

La Confederación de Trabajadores de México (CTM) también apoyan el incremento hasta alcanzar este año un salario mínimo de 100 pesos, aunque advierten que son muy pocos los trabajadores que ganan 80.04 pesos, monto actual del salario mínimo.

Para integrantes de organizaciones civiles y analistas económicos no hay duda de la necesidad de aumentar a corto plazo el salario mínimo.

“Argumentar el tema de la inflación o el tema de la informalidad son mitos. Otro tema que se argumentaba con consideraciones macroeconómicas era que el incremento al salario mínimo se tomará como una señal para el resto de las negociaciones contractuales, es decir un efecto faro en las negociaciones salariales y lo que nos dice la evidencia es que en todas las negociaciones salariales se toma en consideración el índice inflacionario, la desindexación del salario ha servido para tomar como referencia el monto del salario mínimo”, apuntó Rubio.

Existe un rezago histórico en el salario mínimo por lo que resulta necesario aumentarlo, aunque podría tener un impacto este aumento, advirtió Valeria Moy directora general de México ¿Cómo Vamos?

“Hay un tema de qué tanta inflación genera incertidumbre y de eso dependen aspectos del mercado laboral; incrementar un poco el salario mínimo tiene un impacto fuerte en inflación. Los estudios dicen que si lo subes a los 90 el impacto en la inflación sería pequeño, mientras que el impacto para la gente que lo percibe sería significativo”, señaló la especialista.

 

Siguientes artículos

Este dispositivo ayuda a evitar el congelamiento por Parkinson
Por

Path Finder es un dispositivo que proporciona señales visuales delante del usuario para superar la congelación por march...