En el mes de febrero, en esta misma columna que escribo todos los meses, en mi artículo titulado “8 casos de IA aplicada al E-commerce”, escribía lo siguiente:  “…y hoy, hasta el café que tomamos a la mañana, parece que tiene algo de inteligencia artificial”.

Y bueno, parece que mis plegarias y las de muchos amantes del café fueron escuchadas, porque hace unas semanas me enteré de que ya existe una cafetera que promete hacer el mejor espresso del mundo con inteligencia artificial y se llama “Meticulous Espresso” (la pueden googlear y la van a encontrar).

Si este café es mejor que el que usted se puede hacer en su casa con su rústica y ya paleolítica “Nespresso” o con el molinito francés que heredó de su abuela, no lo sé, no lo he probado y tampoco creo que mi poco sofisticado paladar cafetero note la diferencia.

También ya he visto anuncios de cepillos de dientes y lavadoras de ropa con “Inteligencia Artificial”, prometiendo dientes y ropa tan blancos como las nieves del Himalaya.

Cuánto más blancos pueden quedar sus dientes con este inteligentísimo cepillo o con el que se compró en el super por treinta pesos o cuánto más blanca puede quedar su ropa con esa astutísima lavadora o con el vejestorio de lavadora que ya lleva 20 años en su casa haciendo el ruido de mil tambores, tampoco lo sé, si los compran, ahí me cuentan.

Y esto quizá sea el principio de una serie de “innovaciones” de punta que nos dejarán con  la boca abierta, como la “Paleta Payaso Powered by AI” o el martillo “inteligente”.

Ya llevo varias décadas en este mundo y, la verdad, no me sorprende para nada este “hype” que se ha armado alrededor de la Inteligencia Artificial. Ya lo he visto en otros casos.

Hace un par de años todo mundo hablaba del “Metaverso”, por más que eso ya existía y varios pronosticaban y deseaban (“tycoons” de grandes empresas tecnológicas incluidos) que a esta altura, todos íbamos a estar viviendo en un mundo virtual.

Afortunadamente eso no ha ocurrido, a pesar de que esa tecnología se sigue desarrollando y puede ser muy útil para más de una cosa, aunque no precisamente para hacerle la fiestita de cumpleaños a su hijo de 5 años con los avatares de sus amiguitos.

Hoy parece que no hay marca, speaker, evento, posteador u opinador serial que no se haya subido a la ola de la IA, aunque muchas veces no sepan de qué demonios están hablando.

Si una frase o pensamiento no trae incluida la palabrita o la sigla “IA”, parece que fue dicha o escrita hace 500 años.

Oportunistas y estúpidos que se dejan llevar por aquellos siempre han existido y existirán, he vivido lo suficiente para haberme hecho a esa idea.

Ahora, siendo optimista y realista al mismo tiempo como generalmente trato de serlo y para ir concluyendo, creo que, a medida que la novedad vaya pasando, las cosas se irán poniendo en su lugar.

No es que la Inteligencia Artificial vaya a desaparecer, quizá todo lo contrario, va a estar presente en muchos más lugares, pero, como el aire que nos rodea, lo daremos por un hecho.

Es sólo cuestión de tiempo y de costumbre y, en el interín, habrá que hacer de las tripas corazón y aguantar las estupideces y disparates que se digan o se inventen en el proceso. Ya ha pasado, seguirá pasando.

Con “Internet”, por ejemplo, hace rato pasa algo similar, nadie presume el tener Internet en su casa o en su teléfono, ni se sorprende por eso, ni le tratan de vender una laptop “que se conecta a Internet”, incluso algunos tienen más chances de sobrevivir en el espacio exterior sin aire, que sin Internet.

Y ahora, si me lo permiten y ya poniendo punto final a este artículo en un coqueto cafecito de Polanco, me voy a pedir un café: “Joven, tráigame un café espresso sencillo (y carismático), sin azúcar y con una gota de IA entera, por favor”.

Contacto:

Sebastián Moglia Claps es Country Manager Shake Again.

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/sebastianmoglia/

Twitter: @Sebastianmoglia

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

 

Siguientes artículos

Es poco probable recuperar datos cifrados con ransomware, pero existe otra opción
Por

Como examinador forense hay muchas opciones que con el paso del tiempo se han usado o intentado: ingeniería reversa del...