Reuters.- Cuba dijo el domingo que no hubo nuevos casos internos de COVID-19 por primera vez en 130 días, a medida que la mayor parte del país pasó a la fase final de reanudar las actividades normales con mascarillas y distanciamiento social.

Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, y que ha entregado los datos al país diariamente sobre la pandemia, se quitó la mascarilla durante la transmisión nacional por segunda vez para dar las buenas noticias. Hizo lo mismo el sábado, informando solo un caso doméstico en La Habana.

Descarga gratis la edición impresa de julio de Forbes México

Solo un puñado de casos de COVID-19 fueron reportados en Cuba durante la última semana, todos en La Habana. La mayor parte de la isla caribeña, hogar de 11.2 millones de habitantes, ha estado libre de la enfermedad durante más de un mes.

La Habana, con 2.2 millones de residentes se mantiene en la primera fase de tres de reapertura, donde las personas pueden moverse una vez más en transporte público y privado, ir a la playa y otros centros de recreación justo a tiempo para vacaciones de verano.

El distanciamiento social y el uso de mascarillas siguen siendo obligatorios en la mayoría de las circunstancias.

También lee: Cuba registra el sábado un único caso de Covid-19, mientras avanza en la desescalada

El país ha abierto un grupo de centros aislados claves para el turismo internacional. La tercera fase amplía los viajes internacionales según el riesgo.

El país ha mantenido los casos de infecciones por debajo de los 2,500 y ha reportado solamente 87 muertes.

 

Siguientes artículos

Fondo de recuperación de la UE pende de un hilo en tercer día de cumbre
Por

Después de tres días de cumbre, los países de la Unión Europea continúan buscando un acuerdo para el fondo de recuperaci...