La Ley Fintech, que regula aquellas iniciativas tecnológicas ligadas a servicios financieros en el país y fue aprobada hoy por el Congreso de la Unión tiene el respaldo de los asesores de inversión profesionales aglutinados por la CFA Society México.

“Creemos que la ley en general es favorable y da protección al público ahorrador”, dijo a Forbes Omar López, miembro del Consejo de la CFA.

En opinión del también emprendedor del sector fintech, el organismo ha encontrado aspectos positivos para los profesionales de inversión a nivel global, especialmente porque la nueva ley atiende y da certeza a tres tipos de instrumentos:

  • instituciones de financiamiento colectivo
  • fondos de pago electrónico
  • activos de pago virtuales

CFA Society México es el representante del CFA Institute global que busca establecer altos estándares y compartir las mejores prácticas de las empresas del sector.

PUBLICIDAD

“El emitir una ley que abarque todos los temas bajo un mismo paraguas es relevante”, afirma López, y añade que el reto ahora es la aprobación de una regulación secundaria que dé claridad sobre la manera como será implementada, especialmente en lo que a criptomonedas se refiere.

El vocero explicó que si bien es favorable que la profesionalización impulsada por la ley “atiende temas de transparencia y de acceso a la información en un ambiente en el que se democratiza el acceso a la inversión”, es necesario recordar que “es necesario tener en cuenta a un profesional de inversión” para hacer crecer el patrimonio: “Impulsamos que la gestión de fondos la haga un profesional”.

Lee también: La Cámara de Diputados da luz verde a la esperada Ley Fintech

Entre los objetivos de las empresas de finanzas tecnológicas se encuentra precisamente el empoderamiento de los usuarios finales, lo que derivaría inevitablemente en la eliminación de los intermediarios —en especial las grandes instituciones financieras, como los bancos— y el costo asociado a los procesos de los que hasta hoy se encargan.

Uno de los temas que más interesan a la CFA es el de los roboadvisors, sistemas automatizados en línea que ayudan a los usuarios a crear portafolios de inversión, los cuales, asegura López, “siempre deben ser tomados en cuenta como una herramienta de inversión, como un vehículo y no como un fin, la automatización no desplaza a la profesionalización”.

En el caso de las criptomonedas, agrega que “son todo un reto para los profesionales de inversión, quienes deben comenzar a valorar esas opciones. Un profesional siempre apuesta por la diversidad y en ese sentido son algo positivo pero deben verse como un elemento de diversificación” y no como un instrumento probado.

 

Siguientes artículos

Levis sustituirá el trabajo manual por robots para desgastar sus jeans
Por

De acuerdo con la firma, durante más de 30 años, la industria de la indumentaria ha utilizado el acabado manual para ace...