Los analistas creen que ha llegado el momento de la verdad para la empresa de Cupertino: o presenta un iPhone 7 revolucionario o se acostumbra a cifras cada vez menores en sus reportes trimestrales.

 

Por Brian Solomon

PUBLICIDAD

Todas las actualizaciones anuales del iPhone están presionando las acciones de Apple hoy.

A principios de 2015, las acciones de Apple alcanzaron una serie de nuevos máximos históricos, debido en gran parte al desempeño exitoso del nuevo iPhone 6 y 6 Plus. Los clientes, especialmente en China, amaron los primeros modelos de iPhone con pantallas de más de 4 pulgadas, y muchos pagaron 100 dólares extra por el modelo 6 Plus de 5.5 pulgadas. El desempeño de la marca durante la navidad fue espectacular: un récord de 74.5 millones de iPhones vendidos para un récord de ingresos trimestrales de 74,600 mdd y una utilidad neta trimestral de 18,000 millones de dólares (mdd).

No obstante, ese trimestre fue menos estelar. Aunque Apple publicó nuevos récords en todas las categorías, el crecimiento fue escaso. Las ventas y ganancias aumentaron menos de 2% respecto al año anterior. Apple ni siquiera ennumeró el número de iPhones vendidos en su comunicado de prensa, debido a que un récord de 74.8 millones no suena muy bien cuando significa un crecimiento de sólo 0.4% respecto al año anterior, la tasa más baja desde que el iPhone se introdujo en 2007.

¿Cuál es el problema? Los usuarios no mueren por actualizar a los iPhone 6s o 6s Plus como lo hicieron con los modelos anteriores. “El problema es que las actualizaciones están por debajo de nuestras expectativas iniciales y esperamos que podría alcanzar un 15% este año”, dijo el analista de UBS Steven Milunovich en una nota de análisis. “No puede culparse a los factores macroeconómicos dado que el déficit podría ser más grave en Estados Unidos y deberse a la falta de aspectos diferenciadores del 6S.”

El crecimiento de usuarios del nuevo iPhone en los países que están agregando a usuarios de teléfonos inteligentes sigue siendo relativamente fuerte, Apple reporta un incremento de ventas en China de 14%, pero los mercados saturados como Estados Unidos y Japón vieron descensos de ventas donde los usuarios que ya tienen iPhones no actualizaron a los últimos modelos. Para muchos, los modelos 5 y 6 del iPhone pueden ser perfectamente adecuados. Para otros, los 6s no han ofrecido suficientes nuevas características (o un aspecto diferente) para justificar el cambio.

UBS estima que el número de iPhones vendidos como actualizaciones disminuyó año tras año de 53.3 a 42.2 millones. También prevé descensos similares para los dos próximos trimestres y una actualización para el año fiscal 2016 de 125 millones de unidades, un descenso de 15% respecto al año anterior.

Estas tendencias de desaceleración del crecimiento han bombardeado a las acciones, que ahora se encuentra cerca de su punto más bajo en un año. Pero Milunovich dice que vendrán tiempos mejores si Apple puede hacer que su próximo modelo de iPhone, presumiblemente el 7, sea otro gran avance como lo fueron el 6 y 6 Plus. Si es así, todos los usuarios que esperaron este ciclo para renovar su equipo podrán hacerlo. “La tasa de actualización en el año fiscal 2016 estará en la escala más baja del rango histórico, y esperamos un mejor ciclo para el iPhone 7”, escribe.

Por supuesto, también podría ser que esta desaceleración sea la nueva norma para Apple. Pero UBS tiene una recomendación de compra para las acciones de Apple, con un precio objetivo de 120 dólares, apenas por debajo del máximo del año pasado. La firma cree que viene un rebote para Apple, cortesía del iPhone 7, ¿y ustedes?

 

Siguientes artículos

4 tendencias que revolucionarán el turismo en 2016
Por

Internet se ha posicionado como una gran herramienta para el sector turismo, pues los usuarios tienen mayor acceso a inf...