Hablar del empoderamiento de la mujer es algo que me llega al corazón, es algo que toca lo más profundo de mi infancia, que trae a mi cabeza a mi héroe, que es mi madre.

Hoy soy lo que soy por ella, por su lucha, por su fuerza, por su dedicación para sacarme a mí y a mis hermanos adelante.

Hablar de ese poder para la mujer es pensar en esas mujeres que hoy son cabeza de familia, que son miles las mujeres mexicanas por las que tenemos que trabajar de una vez por todas.

Mi propuesta es crear conciencia sobre la importancia del rol que tiene la mujer para el desarrollo integral en México.

PUBLICIDAD

Tenemos que promover el empoderamiento de la mujer a partir de la construcción de espacios que nos permitan sociedades más justas y equitativas.

Debemos ser incluyentes con ellas y el gobierno tiene la obligación de desarrollar propuestas con valor para alcanzar un entorno más equitativo para la mujer mexicana.

Nada será mejor para ellas hasta que no nos eduquemos de una manera distinta a la que nos han acostumbrado por generaciones.

Respeto, reconocimiento y empatía son sólo algunos de los valores que se han ido perdiendo desde la propia familia y que urge recuperarlos.

Doña Lichita, mi madre, no sabe leer ni escribir, nunca lo reconoció frente a mí hasta que yo estaba por graduarme de la primaria.

Su convicción era firme, su tarea diaria era que nos educáramos, que no faltara lo básico en la mesa; eso era más fuerte que una sociedad machista y predominante en las zonas rurales.

Por cierto, una mujer rural es quizá más vulnerable. La mayoría de ellas no conoce sus derechos, pero con el apoyo incondicional de mi padre, mi madre formó mujeres y hombres de bien.

Lee también: Declaratoria Forbes: ¿Y la igualdad de género, candidatos?

Podemos hablar de fiscalías especializadas en contra del maltrato a la mujer, pero mi plan de gobierno va más allá: trabajemos para que tengan un rol importante en la economía y la sociedad, que podamos llevar a cabo acciones para que las mexicanas tengan un desarrollo integral junto con sus familias.

En mi gobierno, en lugar de una cuota de género, existirá una “cuota de talento” que no distinguirá entre hombre o mujer; serán las más y los más preparados quienes estén al frente de cada una de las instituciones.

Aunque mi prioridad también será trabajar en el tema cultural, no descuidaré algo que nos ha golpeado en los últimos años como son los feminicidios y la trata de personas. Ofrezco impulsar políticas, trabajar en experiencias exitosas que nos permitan tener mujeres empoderadas, donde se garanticen sus derechos.

Impulsaremos programas regionales que ofrezcan tasa 0 en créditos (puede ser también a fondo perdido) a mujeres emprendedoras que buscan salir adelante, y que, además, puede traducirse en generación de nuevos empleos.

Que el gobierno ofrezca créditos para que las mujeres desarrollen proyectos exitosos.

Debemos crear mejores condiciones de vivienda, buscando convenios con el Infonavit para el otorgamiento de créditos hipotecarios especiales a madres solteras, aprovechando los inmuebles recuperados por el Instituto.

Conozco en carne propia las dificultades de las madres que tienen que llevar comida a la mesa. Por eso, estoy convencido de que hay que garantizar educación de calidad a los hijos. También se crearán programas de becas a nivel medio superior y superior para madres solteras o viudas. Hay que reducir esa brecha de la pobreza que enfrentan muchas mujeres.

Además, debemos desaparecer la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres en puestos similares.

Aun sin contar con un Congreso a mi favor, impulsaré de manera frontal una verdadera paridad de género en la Ley Electoral, para dejar atrás el engaño que por años los partidos políticos han aplicado a la sociedad.

Dentro del Consejo México impulsaré, a mi llegada a la presidencia, a que las organizaciones de mujeres tengan un lugar importante en la toma de decisiones para la creación del plan a largo plazo para nuestro país.

Las mujeres están incluidas dentro de mi proyecto. Siempre sostendré que el verdadero problema de los mexicanos somos nosotros mismos: si nosotros cambiamos, México cambia.

 

La búsqueda de la igualdad de género será uno de los temas principales durante el próximo Foro Forbes Mujeres Poderosas, sigue la transmisión en vivo a través de Forbes.com.mx

 

Siguientes artículos

Declaratoria Forbes: ¿Y la igualdad de género, candidatos?
Por

Estamos seguros de que el cumplimiento de estos compromisos no sólo generará buenas noticias qué comunicar, sino que con...