Forbes 

Jorge Volpi  / Escritor /  CDMX

  • Premio Alfaguara de Novela 2018

Desnudar el poder es el eje que mueve las historias de Jorge Volpi, lo mismo en el entorno político que en el familiar o en las relaciones de pareja. Es algo que siempre está presente en sus narraciones, muchas de ellas inspiradas en la tradición de aquellas novelas que intentan que el mundo quepa dentro de ellas, como Terra Nostra, de Carlos Fuentes, o Noticias del Imperio, de Fernando del Paso.

Al observar a Volpi, parecería que, en todo momento, una gran cantidad de ideas pasan por su cabeza, las cuales va ordenando de manera esquemática, lo mismo para dar seguimiento a las más de 10,000 actividades que organizan en la Coordinación Cultural de la UNAM, a su cargo, que para idear los personajes de sus próximos libros.

Precisamente esa capacidad logística le ha permitido escribir libros como En busca de Klingsor o Una novela criminal (ganadora del Premio Alfaguara 2018). La primera situada en el nazismo y la II Guerra Mundial y, la otra, en torno al sonado caso Florence Cassez, la ciudadana francesa acusada de ser secuestradora en México, hace una década.

“Siempre he sido bastante organizado. Cuando escribo, también planeo, hago muchos esquemas, cuadros”, dice el escritor nacido en 1968 en la Ciudad de México, licenciado en Derecho y maestro en Letras Mexicanas, ambos por la UNAM, y doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca.

Para algunos de sus libros lleva a cabo investigaciones históricas, literarias e incluso periodísticas, como en Una novela criminal, para la que hizo diversas entrevistas. “Voy tomando muchos apuntes. Cuando finalmente ya los apuntes me explotan de alguna forma, siento que ya es momento de pasar a escribir”, relata. Sin embargo, hay veces que eso nunca ocurre y sus notas se quedan en los cuadernos.

En el caso de los personajes, utiliza elementos de la vida real, de gente que ha conocido, de historias que le han contado o de personajes que ha leído o visto en películas o en series. “A partir de todo eso, uno va haciendo una especie de Frankenstein, una amalgama para ir construyendo tus personajes”.

Volpi cree en la literatura de denuncia, en donde el escritor cuenta una historia lo mejor posible y, al mismo tiempo, hace ver cosas que le parecen inadmisibles para su sociedad o su tiempo, de modo que siembre conciencia en el lector. “No es que eso vaya a cambiar la realidad drásticamente; una novela difícilmente lo hace”.

Y en la era digital esto es cada vez más complicado. “Pero el poder de las redes sociales es efímero; sabemos muchas cosas, las sabemos muy rápido y muy rápido se olvidan. Los libros, justamente, son lo contrario a eso, no porque estén mal las redes sociales, sino porque necesitamos también profundidad, y la profundidad solamente se consigue con tiempo y con espacio amplio”.

Parecería que cada segundo es más que oro para Volpi, quien a diario tiene que lidiar con grandes cantidades de asuntos y reuniones. Antes de ir a uno más de sus compromisos, reconoce que continuará experimentando: “Sí, por supuesto que intentaré seguir escribiendo cosas que no parezcan escritas por mí”.

 

Siguientes artículos

Selección 2018 | ¿Por qué el cine mexicano se pierde de un mercado de 16,660 mdp?
Por

En México hay talento, infraestructura y un mercado inmenso, pero los proyectos cinematográficos locales son auténticas...