Es cierto que los latinoamericanos y los centroamericanos están llegando a Estados Unidos huyendo de la violencia y la pobreza, pero hay otro fenómeno masivo de “cruce de fronteras” en marcha, y Trump no ha dicho una palabra al respecto. Estamos hablando de que miles de ciudadanos estadounidenses que cruzan la frontera cada día en busca de atención odontológica asequible.

En un solo punto de control en Yuma, Arizona, hasta 6,000 estadounidenses cruzan la frontera todos los días y entran en la bulliciosa ciudad mexicana de Los Algodones, en busca de atención médica.

A diferencia de la administración Trump que busca construir un muro entre los países, Los Algodones da la bienvenida a los estadounidenses que buscan atención dental con los brazos abiertos.

 

La de los dentistas

Los Algodones hay que verlo para creerlo. Hay más dentistas per cápita que en cualquier otro lugar del mundo.

Parece que cada pie cuadrado de la pared del espacio público está cubierto con anuncios que prometen atención dental, de la vista y medicamentos recetados de calidad y a buen precio.

La economía de la comunidad está diseñada para servir a la inundación de “refugiados dentales”, en su mayoría ciudadanos de los EU y Canadá que buscan atención dental importante que no pueden pagar en sus propios países, incluso con seguro.

Las estadísticas son discordantes. Aproximadamente 74 millones de personas en los Estados Unidos no tienen seguro dental, según la Asociación Nacional de Planes Dentales.

Para poner esos números en perspectiva, eso es casi una cuarta parte de la población, o aproximadamente el doble del número que carece de seguro de salud en general.

Pero el problema es mucho más grande que las personas que carecen de seguro dental. El seguro dental no es realmente un seguro. No es nada como un seguro de salud o auto, por ejemplo.

 

Planes insuficientes

La mayoría de los planes dentales no cubren mucho más que los controles regulares, la limpieza, las radiografías y los empastes.

Más allá de eso, se espera que los pacientes paguen gran parte del costo de procedimientos grandes pero comunes como coronas, endodoncias e implantes.

Los planes dentales también generalmente pagan un máximo de 1,500 dólares al año, un número que apenas ha cambiado en 50 años. Y 1,500 dólares no van muy lejos si considera el costo de un importante trabajo dental.

El costo de una sola corona puede ser de hasta 2,000 dólares y el costo de un implante puede costar 5,000 por diente.

No es raro que los adultos mayores necesiten un conjunto de cuatro implantes y varias coronas, por lo que puede ver que los costos pueden volverse prohibitivos rápidamente.

Una de las razones por la cual la atención dental es tan costosa en los Estados Unidos es el seguro. “El aspecto número uno más complicado de dirigir un consultorio dental, sin excepción, es tratar con un seguro dental.

Otro costo para los dentistas de EU, es el seguro por mala praxis, que no se requiere en México. El proceso de seguro es tan frustrante que algunos dentistas en los Estados Unidos no lo aceptan.

Desafortunadamente, los dentistas que no aceptan un seguro generalmente exigen tarifas más altas.

Lo que nos lleva de vuelta a la pequeña ciudad de Los Algodones, o cuando los lugareños y los pacientes que nos visitan han llegado a llamarla “Ciudad de Molar”.

 

6,000 pacientes al día

A solo siete millas de la frontera con Yuma, Arizona, los visitantes que buscan atención dental son bombardeados con una amplia gama de anuncios dentales, vallas publicitarias y vendedores ambulantes que ofrecen ofertas.

Según el alcalde Christian Camacho, hasta 6,000 refugiados dentales se dirigen a Los Algodones todos los días en la temporada templada entre el Día de Acción de Gracias y marzo.

Sería irresponsable no comentar también las experiencias de cruces fronterizos muy diferentes entre los dos grupos.

Los refugiados centroamericanos recorren cientos de kilómetros de desierto implacable, vulnerables a la explotación y la violencia de los traficantes de personas y en riesgo de separación familiar, trato cruel y muerte bajo custodia de agentes de la frontera de los Estados Unidos.

Por el contrario, los ciudadanos estadounidenses que buscan atención médica pueden estacionarse en Yuma por $ 5, cruzar la frontera, obtener la ayuda que necesitan y regresar para la cena.

Con información de Truthout

También te puede interesar: 

Esta es la dieta ideal para cuidar la salud y el planeta, según científicos

 

Siguientes artículos

La Unión Europea pide elecciones libres y fiables en Venezuela
Por

El club de países europeos evitó apoyar al autoproclamado presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó. Considera que e...