Por Pierre-Claude Blaise*

El acelerado y constante crecimiento del comercio electrónico en México no sólo refleja el incremento de conectividad y uso de dispositivos en el día a día de los mexicanos, sino también un aumento de confianza e interés de la sociedad por realizar distintas actividades y transacciones en línea. Hoy en día, México cuenta con aproximadamente 72.7 millones de internautas y con vistas a seguir aumentando.

De acuerdo a la décima edición de Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos, el promedio de actividades en Internet que realiza un mexicano a la semana (16), están por encima del promedio a nivel global (13). En términos generales las actividades de comunicación se prefieren realizar por medio de Internet mientras que la lectura y radio están mayormente arraigados a medios tradicionales. Por otro lado, el consumo de videos de formatos cortos tales como trailers de películas, videos musicales y tutoriales tienden a hacerse a través de dispositivos móviles; mientras que el consumo de videos con mayor duración como películas, series, caricaturas, documentales y deportes suele realizarse a través de Smart TVs.

Actualmente, 7 de cada 10 internautas en el país realizan compras por internet, siendo la practicidad y variedad de precios los principales detonadores, según el estudio anteriormente citado. La compra de productos, principalmente de electrónicos (55%), vehículos (38%) y ropa (31%); servicios de telecomunicación (38%), financieros (35%) y seguros (27%); así como la categoría de estilo de vida como viajes (34%), eventos culturales (29%) y restaurantes (21%) incrementaron sus ventas a comparación del año anterior. Podemos encontrar patrones de ciertas compras que realiza un internauta preferentemente a través de un tipo de dispositivo; si bien las  compras de proximidad como taxis, comida a domicilio y música, son realizadas a través de smartphones; las transacciones bancarias, pago de servicios, compra de boletos de avión, artículos electrónicos o reservación de hoteles suelen realizarse a través de computadoras.

PUBLICIDAD

Por otra parte el e-commerce se ha convertido en facilitador de exportación de productos mexicanos, representando una oportunidad para pequeñas y medianas empresas que quieren ampliar su mercado fuera de México; por ejemplo, ProMéxico ha puesto a la disposición un plataforma única en su tipo en toda Iberoamérica que permite relacionarse a empresas mexicanas y compradores internacionales para realizar negociaciones y transacciones comerciales transfronterizas: la plataforma Marketplace B2B.

Si bien el comercio electrónico en México ha tenido avances significativos, aún queda un largo camino por recorrer y existe una preocupación generalizada por apoyar la aceleración de la industria. La generación de espacios de networking y conferencias sobre los retos y oportunidades que presenta el sector -un esfuerzo que se realiza en México es eCommerce Summit & Expo- son determinantes para dar a conocer las mejores prácticas y superar las barreras de la transformación de la mano de los actores clave; usuarios de Internet, empresas, gobierno e instituciones financieras.

*Director de la Asociación Mexicana de Ventas Online.

 

Contacto:

Twitter: @amvomexico

Facebook: AMVOMEX

Página web: amvo.org.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los centennials cambiarán las reglas del juego
Por

Los millenials sentaron las bases de nuevos modelos de negocios, no obstante será la nueva generación la que se encargue...