“Resulté positivo con coronavirus en junio, aunque aparentemente fui asintomático”, dice Craig Newmark, el multimillonario fundador de Craigslist, a través de una videollamada por Google Hangouts desde su casa de San Francisco en julio. En su monótona voz de siempre, Newmark solo responde preguntas sobre su diagnosis por unos pocos minutos –él se hizo la prueba porque su dentista requería dos pruebas negativas antes de una operación–. Sí, ya resultó negativo dos veces desde entonces. No tiene idea de cómo contrajo el virus ya que estuvo en cuarentena rigurosa con su esposa, a la que se le escucha rebanando vegetales en el fondo. Después de esta llamada dice que probablemente pedirá una pizza de anchoas de Bambino’s, un restaurante italiano local. Tal vez, agrega, la pedirá con piña. 

Si entras a Craigslist hoy se siente como una cápsula del tiempo de 1995, cuando la World Wide Web apenas comenzaba a revelar su propósito. Desplázate por los listados en fuente Times New Roman de departamentos disponibles o muebles viejos, y uno casi puede escuchar ese áspero sonido de módem alienígena zumbando en el fondo. Habla con Newmark y él también se siente como un instante congelado en el tiempo –sin cambiar y constante a través de los años–… incluso al poseer al menos 42% de un sitio web de anuncios clasificados con unos 760 millones de dólares en ingresos el año pasado… incluso cuando el cálculo de su fortuna es de 1,000 millones de dólares, con base en participación en Craigslist y los cientos de millones en ingresos que ha cobrado en las últimas dos décadas… incluso cuando resultó positivo con Covid-19, la más contemporánea de las enfermedades. 

Pero en este lunes por la tarde, Newmark no está para hablar de su diagnóstico con coronavirus o su fortuna (a lo que él dice, “sin comentarios”). Él está aquí para hablar sobre la desinformación; de porqué piensa que ese fenómeno está destruyendo la democracia de Estados Unidos y qué está haciendo él para detenerla. Desde 2016, Newmark ha dado 170 millones de dólares al periodismo, contrarrestando el acoso hacia periodistas, ciberseguridad y la integridad de las elecciones. Estas áreas, piensa, son los “campos de batalla” de la guerra de la información. Los enemigos, según Newmark, no son solo adversarios foráneos como el Kremlin, también incluyen a los aliados domésticos de los adversarios. Al preguntarle si él ve al presidente Donald Trump como uno de estos aliados domésticos, Newmark objeta, pero sugiere la entrevista del 19 de julio del corresponsal de Fox News Chris Wallace con Trump como material educativo. La entrevista, que mostró a Wallace contradiciendo a Trump sobre sus declaraciones de que EU tiene uno de los índices de mortalidad por Covid-19 más bajos en el mundo, fue llamada una “clase magistral en cómo no dejar a Trump salirse con la suya con sus disparates habituales” por Trevor Noah, el comediante y presentador de The Daily Show.

2020 será un año decisivo para Newmark, ya que indicará si su dinero ha sido bien gastado–o no. Además de los grandes regalos al periodismo, él también hace regalos más pequeños para la ciberseguridad y la integridad de las elecciones. “Son todas partes de lo mismo, que es defender a EU y defender la elección,” dice Newmark. Algunos obsequios recientes incluyen 1 millón de dólares para Global Cyber Alliance, una organización sin fines de lucro para la seguridad informática, 150,000 dólares a ProPublica por su cobertura de Electionland, 250,000 dólares a PEN America, para combatir la desinformación y combatir el acoso en línea, y 250,000 dólares a las Girl Scouts para financiar programas de ciberseguridad. 

Newmark considerará a sus donaciones un éxito si “elegimos a un montón de gente que quiera defender al país, que sea honesta y que quiera combatir la corrupción”. Aunque no ha respaldado públicamente a ningún candidato presidencial, dice que ha apoyado a políticos con quienes ha trabajado, incluyendo a la senadora senadora demócrata Kamala Harris (California), con quien cruzó caminos cuando él trabajaba con el fiscal de San Francisco; a la senadora Elizabeth Warren, también demócrata (Massachusetts), mientras trabajaba en la Oficina para la Protección Financiera para el Consumidor; y a Tammy Duckworth, senadora demócrata de Illinois, durante su trabajo en el Departamento de Asuntos de Veteranos. “Ellas tres son candidatas potenciales para la vicepresidencia, y las tres serían excelentes para el trabajo”, él dice.  

¿Cómo sabrá que su dinero se ha ido a la basura? “La gente que tiene el control del país estará sometida al control de algunos de nuestros adversarios extranjeros y continuarán desmantelando nuestra democracia”.

Fuego en Portland

En el día de la entrevista, Newmark estaba particularmente preocupado por lo que estaba pasando en Portland. Justo unos días antes, de acuerdo a un reporte del Departamento de Seguridad Nacional, las protestas pacíficas en Portland se habían tornado violentas, con supuestos anarquistas destruyendo las vallas del perímetro del Tribunal Federal de Hatfield. Como respuesta, oficiales federales fueron desplegados en Portland. El presidente Trump tuiteó en defensa de la particiàción del gobierno federal en las protestas: “Estamos tratando de ayudar a Portland, no lastimarlo. Sus líderes ya perdieron el control de los anarquistas y agitadores. Les falta acción.Tenemos que proteger la propiedad Federal, Y A NUESTRA GENTE. ¡Ellos no eran solamente manifestantes, estos van en serio!”.

“El episodio actual en Portland…parece reflejar episodios muy malos en la historia mundial”, dice Newmark. “Esto ha pasado en Rusia, y es parte de cómo llegó Putin al poder. Esto pasó en Alemania en los 1930”. 

La idea de que una prensa saludable es la columna vertebral de una sociedad funcional se despertó en Newmark en 1970, gracias a su profesor de historia de EU en la preparatoria en Morristown, Nueva Jersey. “El profesor nos dijo que una prensa confiable es el sistema inmunológico de la democracia”, recuerda. La idea terminó de colarse en la mente de Newmark y, en 2016, con la elección de Trump, sintió que el sistema inmunológico de la democracia necesitaba un poco de ayuda. El próximo año, su amigo Jeff Jarvis, un periodista y profesor de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, le dijo a Newmark que leyera el Manual de la guerra rusa de la información publicado por la División de Investigación del Colegio de Defensa de la OTAN. El manual describe la estrategia de los adversarios exteriores: Empujar desinformación en medios masivos, buscar polarizar a diferentes grupos en el país y que los dos lados queden indignados, todo con una meta de división, caos y desestabilización gubernamental. “Eso tuvo un gran impacto en mí”, dice Newmark. 

Sus donaciones individuales más grandes desde 2016 han ido a iniciativas periodísticas existentes y nuevas. En junio de 2018, Newmark dio 20 millones de dólares a la Escuela de Posgrado de Periodismo de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, que se renombró como Escuela de Posgrados de Periodismo Craig Newmark después del regalo. En febrero de 2019, Newmark donó otros 10 millones de dólares a la Escuela de Periodismo de Columbia para lanzar un nuevo centro para ética periodística y seguridad. 

También donó 20 millones de dólares en septiembre de 2018 para financiar la creación de una organización sin fines de lucro de noticias llamada The Markup. Su enfoque estaba supuestamente en ser un lente investigativo de cómo las ‘Big Tech’ realmente impactan la vida diaria en EU. Con un equipo fundador que incluía a ganadores de Premios Pulitzer así como a programadores y científicos de datos, The Markup parecía rebosar de promesas. Pero los desacuerdos sobre la dirección de su cobertura lo llevaron a despedir a su editora en jefe, Julia Angwin, quien se quejó públicamente de que el sitio marchaba hacia “la promoción en contra de las compañías tecnológicas” por parte de una de sus cofundadoras del sitio, Sue Gardner, quien previamente trabajó en Wikimedia. Después del despido de Angwin, el equipo editorial renunció en masa. Y todo esto fue antes de que el sitio abriera. (Angwin ahora está de regreso como editora en jefe; Gardner se fue y el sitio se lanzó en febrero, cerca de un año después.)

Durante el alboroto de The Markup, Newmark se mantuvo casi completamente en silencio, con un solo tuit en abril de 2019 refiriéndose a las incidencias: “Me estoy tomando esto muy en serio”. Newmark dice que su silencio fue necesario. “La ética de financiar periodismo independiente me lleva a no interferir ni ayudar”, dice Newmark ahora. “Ellos tampoco necesitaban mi ayuda”. Está contento con los resultados de output hoy en día, y su involucramiento solo llega hasta retuitear alguna historia nueva de The Markup. “A veces encuentras buenas personas, te quitas del camino, y las dejas hacer su trabajo”, él dice. 

“Se busca”: Una revolución en los anuncios clasificados

La ironía de Newmark concentrándose en el periodismo como una de las áreas en las que más dona no les escapa a los periodistas que creen que su sitio web arrancó millones en ingresos de los periódicos, que antes de que Craiglist se fundara, los anuncios clasificados representaban alrededor del 35.6% de sus ingresos, de acuerdo con la Alianza de Medios Informativos (antes la Asociación de Periódicos de EU). Por años la respuesta de Newmark ha sido una referencia a la investigación del analista de medios Thomas Baekdal, que muestra que la circulación de los periódicos estaba en declive por las noticias por cable mucho antes de que llegara Craigslist. Baekdal también dijo que Craigslist fue solo uno de los cientos de mercados digitales quitándoles ingresos por publicidad a los periódicos, desde eBay (fundado el mismo año que Craigslist) hasta Autotrader.com (fundado dos años después). En 2018, el New York Times, que llamó a Newmark un “villano de los periódicos”, se acercó a Baekdal. Él escribió de regreso, “Si pudiera imaginar un mundo en el que Craigslist nunca hubiera sido inventado, no creo que esto hubiera hecho alguna diferencia”. 

Newmark empezó Craigslist en 1995, dos años después de mudarse a San Francisco desde Nueva Jersey y con 17 años de experiencia en programación en IBM bajo el cinturón. En sus inicios, Craigslist era una lista curada de eventos de San Francisco que Newmark le enviaba a sus amigos y colegas. Pronto la convirtió en un sitio de listados, y los usuarios rápidamente empezaron a usar el sitio para vender todo tipo de cosas. Para monetizar, Newmark decidió que algunos listados, empleos, bienes raíces y autos, deberían requerir una cuota, que iba de 7 a 75 dólares, pero la mayoría sería gratis para los usuarios. 

En 1999, Newmark fue CEO por unos breves diez meses, antes de que le cediera el trabajo a Jim Buckmaster, que sigue siendo el CEO hasta el día de hoy (Buckmaster no respondió a solicitudes de comentario). Aunque Newmark todavía mantiene una gran participación en la compañía, se ha relegado él mismo a un “representante de servicio al cliente”, de acuerdo a su página de LinkedIn, y dice que no se involucra en las operaciones diarias de Craigslist. El sitio es enorme, con 1 millón de dólares en ingresos en 2018, de acuerdo a Peter Zollman, un analista de la firma de anuncios clasificados AIM Group, aunque esa cifra cayó 27% el siguiente año por un declive en anuncios de empleos así como la creciente competencia de sitios como OfferUp, financiados con capital de riesgo, y de gigantes tecnológicos como el Marketplace de Facebook. Aún así, con menos de 50 empleados y costos generales bajos, Zollman estima que el margen de ganancias está cerca del 85%, con casi la mitad que va a Newmark.

Arden las calles…

El 29 de julio, después del aumento de su presencia, los oficiales federales aceptaron retirarse de la ciudad de Portland. “Ellos actuaron como fuerza de ocupación y trajeron violencia”, la gobernadora de Oregon, Kate Brown dijo en un tuit. Al día siguiente, Trump saltó a Twitter también y declaró que las votaciones por correo serían “IMPRECISAS Y FRAUDULENTAS” y sugirió retrasar la elección. Newmark continúa observando desde su casa. Él tuitea y retuitea prolíficamente, compartiendo notas sobre la desinformación de las elecciones y ética periodística o el anuncio de nuevas donaciones caritativas. Él tuiteará seguido alguna foto de un pájaro (es un ávido observador de pájaros). Ocasionalmente su esposa hará alguna aparición: “La señora Newmark se queja de que una ardilla se está comiendo las moras de nuestras plantas…”.

No importa lo que pase en noviembre, una cosa es segura: Newmark continuará haciendo lo que ha estado haciendo por años. “Tengo mucho efectivo que seguiré dando mientras avanzo al crepúsculo de mi vida”, Newmark, que cumplirá 68 en diciembre, dice. Él continuará donando al periodismo y a la ciberseguridad, dice, pero tiene en mente algunas áreas relacionadas con sus pasiones a las que quiere darles algo, incluyendo 100,000 dólares para el rescate de la vida salvaje y algo “en los pocos cientos de miles” en fondos de ayuda para clubs de comedia que han estado cerrados durante la pandemia. “Algunas veces, haré una excepción graciosa”, dijo Newmark, imperturbable como siempre. 

Este texto lo tradujo Irma Ángeles González y puedes consultar el original en inglés aquí.

 

Siguientes artículos

Bill Gates
Bill Gates critica desigualdad en pruebas de coronavirus entre ricos y pobres
Por

Bill Gates lamentó que mientras los ricos tienen acceso a test rápidos de coronavirus, los pobres deben hacer largas fil...